Las personas suelen decir que “la esperanza es lo último que se pierde”.

Hoy te pido que me quites la esperanza, no quiero soñar con la idea de tenerte. No puedo verte y pensar en un tal vez.

No quiero seguir basando mis decisiones en “y si hubiera” en un “aún podría cambiar de opinión”.

Hoy te pido lo más difícil y doloroso de mi vida, incluso desearía que me detuvieras, pero no, no lo vas a hacer, porque tú ya seguiste adelante, ya no piensas en mí de esta manera, probablemente piensas en cómo puedo seguir aquí, pues déjame decirte algo… tú jodidamente cambiaste mi vida y me dejaste sola.

Desaparece, vete sin mirar atrás, rompe mi corazón una última vez al cerrar la puerta, pero vete. 
Llévate la esperanza de un posible “nosotros”, esa esperanza que me ha mantenido por meses.

Llévate tus “¿cómo estás?”, tus palabras bonitas, tus formas de demostrar interés. No puedo seguir tratando de descifrar si me extrañas, si te gustaría que lo intentáramos, si tus palabras tienen un sentido oculto; o si simplemente dices las cosas por decir

Quiero ser plenamente feliz, quiero conocer a una persona que ponga mi mundo al revés, quiero abrazar a alguien que nunca quiera soltarme, besar labios que me recuerden lo que es estar viva, reír hasta que mi estómago duela, quiero sentir mariposas en cada mirada. Pero sobretodo, quiero escuchar un “te amo” y poder corresponderlo. Y todo esto sería mejor si esa persona fueras tú, pero no lo eres.

Hoy te pido que te vayas aunque no este lista para perderte del todo, ero vete porque esta agonía me esta matando. Quitáme la esperanza que me ata a ti. 

Quítalo todo, pero déjame los recuerdos. Sé que dolerán por un tiempo, pero sanarán, y será allí cuando pueda mirarte a los ojos y pensar en cuanto te amé, ahí será cuando pueda abrazarte sin miedo a caer de nuevo, será cuanto por fin podamos tomar ese café y reírnos al recordar nuestra historia, sin miedo de abrir la cicatriz.

¿Cicatriz? ¿Pensaste que no la dejarías? La dejaste. Marcaste un antes y un después en mi vida. Pero te juro que aunque hoy sangre, un día sanará. Solo llévatelo todo.

Deberás poner distancia entre nosotros.

Juro que por mi parte intentaré dejar de pensarte, borraré aquellas canciones que me sacan una sonrisa por el recuerdo. Y cada vez que tenga ganas de escribirte, saber cómo estas, prometo apagar mi teléfono y poner música feliz. Ocuparé mí tiempo en algo más, algo mío, que me haga sentir completa. Aprenderé a amar, estar sin ti, lo juro. Y cuando vea una fotografía tuya, prometo sólo verla un minuto, intentaré no sacar conclusiones de con quien estás o de si eres feliz. Crearé una versión de mí, sin ti.

Y cuando por fin el amor llegue nuevamente a mi vida, sacaré del vestidor mi viejo vestido azul y comenzaré de nuevo.

Visitas: 130

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio