¡QUE VIVAN LAS DIFERENCIAS!

       

Quiero compartir con ustedes algo y saber lo que piensan, lo escribí aun siendo adolescente:                                                  La sociedad argentina siempre, desde sus cimientos fue discriminadora.

        Para mí ya no es extraño sentirme fuera de sistema, es más, modestia aparte, estoy orgullosa de ello. Me gusta ser tal cual soy y sentirme con una visión distinta de la vida.

        Al principio de mi vida odiaba ir al supermercado o a la plaza, porque los chicos y también las personas adultas me miraban como a un bicho raro o un extraterrestre.

        En muchas ocasiones me encerraba en mi cuarto a llorar, hoy simplemente sonrío y me asombro de la ignorancia de la gente.

        La primera causa de la discriminación es la falta de educación.

        Mis comienzos en un teatro integrado, marcaron una nueva etapa en mi vida, haciéndome reflexionar y darme cuenta, que el prejuicio de la sociedad hacia las personas con discapacidad, que son subestimadas y tratadas en muchos casos como una vergüenza o como seres inferiores al resto, estaba incorporado en mi cabeza, tanto como las otras personas. Por eso me costaba quererme a mi misma.

        Y no precisamente porque yo haya tenido la suerte de no haber sido discriminada, todo lo contrario, me han hecho sufrir mucho el rechazo de los demás.

        Pero creo que criada exclusivamente en el mundo “convencional,” siempre aspiraba a ser como ellos y encajar en sus cánones.

        El estar con mis compañeros, fue como bajarme de un hondazo de la nube y obligarme a mira al espejo que nunca me gusto ver.

        El primer día estaba muy incómoda y hasta dudé en regresar, pero después mis compañeros de teatro me enseñaron la importancia y el orgullo, con que se lleva ser una persona que lucha sin sentirse menos que nadie. Yo los amo, por eso.     

        Veo al sistema en el que vivimos, como un gran hormiguero con clases sociales establecidas, los pobres: una clase media agonizante; los ricos y por lo tanto poderosos, todos tienen un “cassette” incorporado que se repite una y otra vez. Todos cumplen su función, repitiéndose a sí mismos la frase conformista: “¿para qué luchar? Las cosas son así, nada va a cambiar”.

        Si todos aprendiéramos, que las cosas son así porque no luchamos para cambiarlas y que no siempre el camino más fácil es el mejor, el mundo sería completamente distinto a lo que es hoy.                                                  

     Por eso, estoy contenta Siendo Quien Soy. Más allá de la dificultad física es una experiencia de vida que te enriquece, aunque  a veces  es muy difícil de soportar.

     Cuando la sociedad comprenda, el verdadero significado de la palabra respeto, que el otro no tiene que ser igual que yo, que lo diferente no es mejor ni peor, que no somos nadie para juzgar, ese día la verdadera paz y felicidad llegarán y se escuchará un grito muy fuerte ...

 

                 ¡QUE VIVAN LAS DIFERENCIAS!

 

  EN EL VIENTO        

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para agregar comentarios!

Join Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentarios

  • Muy cierto lo que dices, si se acabara tanta rabia de unos contra otros y se respetara todo sería diferente, por eso es grato el silencio porque te une con tu ser interno y te dice que haces mal para cambiar y contribuir con la unión entre discapacitados para que nuestra voz sea oída más que en gritos en actos. Eres genial y admirable.
  • Gracias por compartir esto Patricia. Siento lo mismo que vos y no soy un adolescente... Está todo tan establecido, uniformado y adormecido, que cada día que pasa, me gusta y me llamá más la atención lo diferente...

  •              Hola Patri!

      T felicito x eso q publicaste d las diferencias, todo seria mas fácil para nosotras las personas con discapacidad. Adelante, sigue echandole ganas a la vida, saludos desde México.

                                                 Dios t bendiga!!

  • Tienes toda la razón, Patri, como alguien dijo "somos distintos, somos iguales", distintos porque cada persona es un mundo, iguales porque todos/as tenemos o deberíamos tener los mismos derechos, tomar conciencia de esos derechos es el primer paso, tu discapacidad no te hace menos valiosa que los demás - eso hay que tatuarlo de forma imborrable en la mente y el alma, como has hecho tu, sin olvidarlo nunca - y si muchos de esos derechos continúan siendo papel mojado habrá que unirse a otros y dar pasos para que progresivamente se vayan haciendo realidad.
    Salu2 ;)

This reply was deleted.