*Otto. Autobiografía de un osito de peluche*

http://fondos-animados.com/gifs/osito-durmiendo.gif

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/a6/7e/02/a67e0231d547840f55a517938c9b1042.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/eb/0d/a8/eb0da8a1ac48e9deb0d1e18311bf56b7.jpg

Los niños viven al margen de los hechos políticos, sociales o económicos que acontecen en sus sociedades. Las guerras, las crisis, los conflictos sociales les afectan especialmente. Y su necesidad de comprender los cambios que les afectan no suele ser atendida por los mayores. Es habitual que los libros-álbumes que narran los principales acontecimientos históricos del siglo XX, no lleguen a manos de sus destinatarios: los niños. Al erigir ese muro, los mediadores estamos impidiendo un productivo y necesario diálogo intergeneracional.

http://www.llibreriaallots.com/wp-content/uploads/2014/07/foto-2-77.jpg

Otto es un oso de peluche, nacido en un pequeño taller alemán. Su primer dueño fue David quien con su amigo Oskar le dio nombre. Pasó sus primeros años con los dos amigos y con ellos se hizo su mancha de tinta violeta. Pero David era judío y un día lo vinieron a buscar. Quedó al cuidado de Oskar. La nostalgia y dolor por el futuro incierto de David los unió aún más. Pero la guerra llegó a la ciudad y con ella la despedida de su padre y los refugios y las bombas. Y el estruendo. Y la pérdida.

http://3.bp.blogspot.com/-Jk0nSDjPYWg/TqvTybBfP5I/AAAAAAAACKM/fo3Is3FYKYw/s1600/otto4.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/23/8e/07/238e07581f90459e500b079c1a82e476.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/3a/0f/1c/3a0f1c7d4de78e02662141573d2b18a6.jpg

http://90mas10.com/upload/image/657,447_1403289082_otto_1.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/7e/bb/4a/7ebb4abec0ff51cb7577fea4f894d86e.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/03/b1/43/03b143adb3f9a2597ff29ac7448da94b.jpg

http://90mas10.com/upload/image/657,447_1403287133_otto_2.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/8d/bd/c2/8dbdc2c69aed43846c97b0962d4dd619.jpg

Un soldado americano lo encontró y al levantarlo recibió una bala, con la suerte y buen hacer de los médicos y enfermeras pudo sobrevivir y llevarle a Otto de regalo a su pequeña hija. Pero otra vez la desgracia, un grupo de pandilleros atacó a la pequeña niña, que al buscar refugio lo dejó a merced de los golpes de bate de béisbol de los chicos malos. Y así acabo en  cubo de la basura. Una anciana buscavidas lo encontró y lo llevó a un anticuario. Y así acabó Otto en el escaparate.

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/2a/0b/02/2a0b02dc6594a162ba72d9967b062203.jpg

http://90mas10.com/upload/image/657,447_1403288929_otto_6.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/dd/e6/3e/dde63e42eda3086cb17e2bb1c0c635e6.jpg

Pasaron los años y nadie lo quería hasta que un hombre lo reconoció: era Oskar. La prensa se hizo eco de la noticia, y esa misma noche una llamada por teléfono hizo el milagro. Era David. Los tres volvieron a reencontrarse y a vivir juntos. Algo que la absurda guerra truncó sin derechos, sin justicia.

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/61/02/2f/61022f2224db212da74d710c9d67f91f.jpg

El relato es duro pero la ilustración acompaña en forma y en ritmo.

Tomi viaja a su interior, a su historia llena de guerras, de idas y de venidas,

de más partidas que llegadas. Este libro vio la luz en 1999,

cuando Ungerer ya estaba viviendo entre Irlanda y Estrasburgo.

Es fruto de un resurgir. El año anterior recibe el merecido premio

Hans Christian Andersen. Reconocimiento, vuelta a publicar,

madurez, introspección. Él nos enseña su camino,

sólo hay que leer más allá de las letras, más allá del trazo,

ir un poquito más allá de su luz. Los invito a descubrir a un

grande que es tan pequeño como para vivir

dentro de un libro y para siempre.

Esta es una de las historias que considero imprescindible,

como casi todo lo escrito por Tomi Ungerer, un autor e ilustrador

mítico del que ya he hecho alguna otra reseña. Ungerer creó personajes

e historias únicas y entrañables como Crictor la boa, el buitre Orlando,

el pulpo Emile, la encantadora familia porcina Melops y

por supuesto Otto, este Oso de peluche.

Otto es un osito de peluche que nos cuenta en primera persona su historia.

Una historia que te encoge el corazón y que te hacer leer con cierto

desasosiego e incertidumbre un relato ambientado en la segunda

guerra mundial y en la persecución judía. Pero sobretodo es la

narración de la vida desde una mirada infantil a través del muñeco.

Como en otras de sus obras, Ungerer va más allá de lo que estamos

acostumbrados a ver en la mayoría de libros para niños

y se atreve a abordar magistralmente temas peliagudos

y a denunciar o sacar a la luz ciertas "miserias"

e injusticias que se esconden a la infancia, pero además

con ilustraciones impactantes y con el color justo.

Una entrañable historia de amistad infantil a tres bandas:

Otto el osito de peluche, su propietario David de origen judío

y Oscar de origen alemán. Una relación truncada por la guerra y

simbolizada en el juguete abandonado en medio del campo de batalla.

Durante la lectura nos identificamos totalmente con Otto

cuando es abandonado en el campo de batalla.

Aquí las ilustraciones muestran de manera austera, y con simplicidad

cromática (negros, verdes oscuros y grises) la crueldad de la muerte,

el gris del humo. Es justo la ilustración central del álbum,

la única ilustración a doble página, la que nos narra el horror de la guerra.

En esta ilustración Ungerer parece pretender que el peso de la mirada

del lector caiga hacia abajo, y vemos entonces una mancha azul,

el carrito de paseo de un bebé…

Pero la historia continúa y Otto se convierte en héroe al salvar la vida

de un soldado aliado afroamericano, amortiguando un disparo de bala.

El soldado se lo lleva consigo a Estados Unidos y allí de nuevo vuelve

a experimentar la crueldad y el abandono cuando unos niños le golpean

y cae en la basura. Finalmente es rescatado por una vieja mendiga

que lo lleva a una tienda de antigüedades.

Allí pasará algunos años hasta que ocurre el feliz reencuentro

de los tres amigos que podrán compartir sus vidas.

Un final redondo y delicioso que me ha hecho suspirar hondo

y sonreír después de haberme emocionado una y otra vez

en sucesivas lecturas. Un final que reza así:

“Por fin la vida era como debía ser: pacífica y normal”.

Autobiografía de un osito de peluche
Texto e ilustraciones de Tomi Ungerer
Traducción de Susana Andrés
Álbum a todo color de gran tamaño
32 Páginas – 14 €

¿Cuento para niños? ¿Álbum para adultos? Da igual, una obra maestra.

Por regla general, los cuentos para niños suelen resolverse en una anécdota que se explota a base de bellos dibujos. A veces, al contrario, el sentido del libro nos lleva a rellenar con un simple texto esas prodigiosas imágenes que son el alma de la obra. Pero pocas, muy pocas, son las veces en que una magnífica historia, una historia que podría desplegarse en un soberbio libro para adultos, se condensa en un pequeño álbum dedicado a niños. ¿O adultos?

Otto, autobiografía de un osito de peluche, es una bellísima historia que traspasa lo que estamos acostumbrados a apreciar en los simples cuentos para niños y nos narra una muy importante parte del Siglo XX a través de la vida de un oso de peluche. Este libro podría muy bien ser una historia para adultos en caso de haberse llevado al mundo editorial en un relato sólo en texto, aun siendo el protagonista un oso de peluche, por la trascendencia de los hechos, la duración en tiempo de la historia y su impresionante final. Pero al autor ha preferido ofrecérnoslo en un formato diferente, como si su destinatario fuera un niño pequeño en nuestros días.

Otto es en osito de peluche que nace un buen día en una fábrica de juguetes alemana. Al poco de ser metido en una caja, viaja a una tienda de juguetes donde un matrimonio judío lo compra como regalo para su hijo David. Oskar, un amigo de este, comparte juegos y la amistad de Otto cuando los nazis llegan al poder y empieza el acoso a la población judía. Otto será testigo en primera persona de el exilio de su familia y la debacle de Alemania y Europa.

La obra va claramente dirigida al público adulto por su mensaje y texto y es muy de agradecer como ejemplo de bello regalo, a veces de compromiso, para esa persona culta y que, sin embargo no sabes exactamente sus gustos literarios. Una obra que camina entre la literatura, al álbum ilustrado y el cómic y que nos muestra con una gran claridad de exposición lo que fue esa etapa de dolor y miseria en la historia de Europa. Un cuento con un bello y delicioso final y que, aunque a primera vista pudiera parecer duro y extremadamente difícil de digerir, nos deja un muy buen sabor de boca. Un perfecto regalo para estas próximas fechas y que sorprenderá sin duda al amante de los libros y a aquellos que no son muy dados a la lectura.

Tomi Ungerer (1931) es uno de los más famosos autores de libros infantiles. Ilustrador, escritor, diseñador, coleccionista de juguetes y de historias absurdas, su trabajo incluye libros ilustrados, pósters, campañas políticas e incluso alguna película Recibió el premio Hans Christian Andersen al mejor ilustrador. Divide su tiempo entre Irlanda y Estrasburgo, Francia, donde en 2007 se inauguró un museo dedicado exclusivamente a su obra.

Tomi Ungerer, autor de Otto, Autobiografía de un osito de peluche, ha tenido los siguientes galardones:

  • Legión de Honor de la República Francesa 1990
  • Premio Hans Christian Andersen de Literatura infantil 1998
  • Premio Europeo de la Cultura 1999
  • Erich Kästner Literacy Prize 2004
  • Libro Ilustrado del Año

Bello, delicioso y con una historia extremadamente bien estructurada, Otto es ese cuento que todos los adultos deseamos tene

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/b2/cf/0b/b2cf0bbd6170c2a6ddc75690f1758ed4.jpg

 

Google patenta un oso de peluche

Los peluches ya no sólo se usan para abrazarlos o adornar una habitación·Ahora en Google quieren expandir su uso

y por ello han patentado un modelo

"antropomórfico, con forma de peluche o juguete"

equipado con cámaras y sensores de audio.

El fin del dispositivo es que el juguete-peluche interprete

los gestos de la persona que tenga en frente y,

en base a eso, active funciones o transmita instrucciones

hacia un tercer aparato. En otras palabras, que ese peluche

monitoree y reaccione de acuerdo a lo que "vea" y "escuche".

No es que las funciones de un dispositivo como

este sean una novedad, exactamente.

Lo curioso es que la patente haga mención a un peluche,

siendo que podría ser cualquier otra cosa más

"tradicional", tecnológicamente hablando.

Tal vez Google esté apuntando a un sistema

de monitoreo para niños o algo por el estilo,

lo que justificaría tal decisión.

De todas formas muchos aparatos se patentan

y pocos llegan a materializarse, o mutan en otras

cosas o las patentes están ahí para que nadie se adelante.

En cualquier caso, un oso de peluche con cámaras

y micrófonos escondidos podría ser el peor o el mejor regalo, dependiendo del uso.

Fuente: DERF

http://imagenesdeamor.me/wp-content/uploads/2014/02/imagenes-de-amor-de-ositos-1.jpg

Más del 35% de los adultos británicos duermen con un oso de peluche

estudio reciente realizado por la cadena hotelera británica Travelodge concluye que más del 35% de los adultos duermen aún con su oso de peluche.

Otros datos

Dicho estudio, realizado con una muestra de 6.000 personas adultas revela también que el 51% de los encuestados aún conserva el objeto transicional de la infancia y que la edad media de dicho objeto, por norma general ositos de peluche, es de unos 27 años.

Lo que más me asombra, además de saber que más de un tercio de los adultos aún lo utilizan, es que muchos de ellos se llevan a su osito a los viajes de negocios.

Ante estos datos uno se pregunta: “¿Y lo usan así, sin vergüenza alguna?”. Bien, pues parece ser que sí, porque tan solo uno de cada diez hombres solteros esconde el osito cuando duerme con su novia y tan solo el 14% de los hombres casados lo guarda en un armario o bajo la cama cuando vienen familiares o amigos.

Algunos de los encuestados explicaron que habían traspasado su osito de peluche favorito a sus hijos (el 14%) y el 80% de los que eran padres comentaron que el primer juguete que le regalaron a su hijo era un oso de peluche.

El mejor amigo

Más del 15% de los hombres y el 10% de las mujeres declararon que trataban a los ositos de peluche como a su mejor amigo, compartiendo sus secretos íntimos con él. Dawn James, editor de la revista Teddy Bear Times ha declarado al respecto que “los Teddy Bears representan la felicidad y la seguridad en la infancia. Son el mejor amigo que siempre escucha y nunca critica. Por eso tantos adultos se aferran a los osos de su infancia, porque los ven como un amigo de por vida”.

Esto mismo lo deben pensar también los adultos, ya que el 62% de los padres dijo que tener y amar a un oso de peluche es importante para el crecimiento de los niños, porque les ayuda a desarrollar un carácter más dulce.http://thumbs.dreamstime.com/x/poor-bear-7780523.jpg

http://www.viva-media.ca/wp-content/uploads/2015/01/MMC-coffre-%C3%A0-jouets_wb-702x432.jpg

Visitas: 1184

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio