Los surcos de tu rostro,

     regados por tu llanto,

     son huellas de cosecha

     que ya fructificó.

 

     Tu pelo del color de la luna,

      y que ayer fue dorado,

      sigue dando su luz.

 

      Tus pies, otra hora ligeros,

      se arrastran por el suelo

      sin perder su compás.

 

      Esas manos que tiemblan

      y que habían sido firmes,

      acarician igual.

 

 

      ¿ Por qué entonces te rindes ?

 

      Camina, continúa adelante,

      no nos niegues tu fuerza,

      deja que  nos miremos

         en ese claro  espejo

         de tu mundo INTERIOR.

 

         María J. Guardado (Cani)

 

 

Visitas: 139

Etiquetas: MUJERES

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2021   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio