Me enseñaron la vergüenza.

Me enseñaron a avergonzarme de mi cuerpo, de mis actos, de mis pensamientos.

Me enseñaron que lo que pienso es absurdo, que lo que hago es ridículo, que lo que deseo es sucio.

Y aprendí a no decir lo que pensaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor pensara algo mejor.

Y aprendí a no hacer lo que me apetecía, por vergüenza de que alguien a mi alrededor creyera que era inoportuno.

Y aprendí a no perseguir lo que deseaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor opinara que era inapropiado.

No contenta con someterme a la mirada externa, me plegué también a la vergüenza ajena.

Y aprendí a preguntarle a la vergüenza cómo vestirme, no vaya a ser que alguien pensara que voy buscando gustar, destacar.

Y aprendí a escuchar a la vergüenza al desnudarme, no vaya a ser que me sintiera cómoda en mi cuerpo, y me acostumbrara a enseñar(me)lo sin miedo.

Y aprendí a consultar con la vergüenza antes de abrir la boca, no vaya a ser que dijera sin filtro lo que me pasa por la cabeza, y se enterara la gente.

Y dejé de bailar, de reír a carcajadas, de preguntar lo que no entiendo, de opinar lo que pienso, de compartir lo que siento, de pedir ayuda, de ponerme faldas, de ir a la playa, de comer o llorar en la calle, de ir sin sujetador, de pintarme, de salir sin pintar, de bajar a la calle despeinada, de usar esa ropa que dicen que no me pega nada, de llamar a quien echo de menos, de tomar la iniciativa, de decir que no, de decir que sí, de quejarme, de vanagloriarme, de estar orgullosa, de admitir que estoy asustada.

Y, a base de sentirme cada día más avergonzada, entendí que mi vergüenza nunca iba a sentirse saciada.
Que toda la vida iba a imponerse entre yo y mi representante impostada.

Así que busqué a mi sinvergüenza interna.
Y le costó salir un poco, le daba vergüenza.
Pero acabó sacándome a bailar, haciéndome dúo al cantar, saliendo conmigo a la calle con la cara sin lavar, animándome a hablar, a ignorar las cosas que me deberían avergonzar...

Y ahora no tengo tiempo para sentir vergüenza.
Estoy ocupada viviendo.


Autor desconocido

MAR

Collage Art by FailunFailunMefailun | Collage | ARTWOONZ

HEY YOU 2013: Alma Desnuda - Alfonsina Storni

Por dónde empiezo | Mujer fotografia, Fotografia de modas, Fotos ...

Imagenes Bonitas... - Amigosdeaquiydeallacompartiendo - Gabitos

Color en medio de las rayas ... gran creatividad ...

Artista español Antonio Mora es un fotógrafo creativo que transforma retratos simples en paisajes de ensueño llenas de emoción intrigante. En la serie, titulado Sueño de retratos , el artista combina con elegancia dos elementos entre sí para formar una fusión abstracto donde distintas líneas y formas ya no son evidentes.

12 Poetic Double Exposure Portraits by Erkin Demir | UltraLinx

Don't Look Down Art Print by Loui Jover | iCanvas

Erkin Demir #PhotoshopDoubleExposure

"Anche gli angeli sanguinano...." — “Non sarai mai diversa da tutte le altre……….. È...

Antonio Mora (España): Retratos con dobles exposiciones, simluando estados mentales.

Caos desconcertante

13antonio mora

Visitas: 48

Etiquetas: a, alguien, alrededor, apetecía, creyera, de, deseaba, era, hacer, inapropiado.busqué, Más...inoportuno.perseguir, interna, lo, me, mi, opinara, por, que, sinvergüenza, vergüenza

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2021   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio