*La alegoría del carruaje/Feminismo./aun existen hombres buenos*

9485775100?profile=original

Yo soy ella,y esa,aquella......

que alguna vez te enamoraste,

de mis ojos tristes,

de sonrisa de melancolìa,

y de un gran corazòn lleno de amor,

Alma vieja,

de esa que gustaba de ir sola,

de la de no tener muchas amigas,

a la que rompìan el corazòn

pero le gustaba arriesgarse a pesar

del dolor que causa una separaciòn.

Yo sigo siendo

ESA.mujer madura,niña solitaria,

porque dicen que arrastro tristezas ya viejas,

niña de enorme corazòn

y llena de amor de fuerza que no supe que tenia,

pero las circunstancias te hacen aprender a

"nadar",

dejarte llevar por la corriente o ahogarte para siempre.

¿Cuàl crees que vivo hoy?...

Martina la que echa a perder un poco lo que pienso es poesìa.

Feministas.jpg

Feminista%2B01.jpg

Feminista%2B04.jpg

Feminista%2B05.jpg

Feminista%2B08.jpg

Feminista%2B10.jpg

Feminista%2B11.jpg

el_machismo_mata1.jpg

Por los hombres

que no creen que valgo la pena.

Por los hombres

que sólo ven piernas

como para mordérmelas,

labios como para comérmelos,

trasero como para marcarme la mano.

Por los hombres

que no piensan con la cabeza

cuando me ven.

Por los hombres

que solo me escriben

a altas horas de la noche.

Por los hombres

que no se dan el tiempo

de ver más allá de mi físico.

Que déjenme decirles,

ni siquiera es perfecto.

Por esos hombres que no les importa,

que solo quieren divertirse una noche.

Por esos hombres pervertidos,

por esos hombres

que ven en mi un objeto sexual

sin siquiera darle cabida a esos pensamientos.

Porque intento ser la niña que el mundo me pide

que sea,

porque no subo fotos a mis redes sociales

levantándome la camisa o bajándome el pantalón.

Por esos hombres

que se creen hombres

por llevar una vida sexual,

por llamarme nombres,

por pedirme fotos,

por intentar corromperme,

por querer arrebatar

lo más preciado que tengo en una sola noche.

Por esos hombres

soy la mujer que soy.

Precavida.

Tímida.

‘De mis leyes’.

Sincera.

Reservada.

Y repito,

precavida.

Cuidadosa,

asegurándome

de estar tomando una buena decisión,

pensando y repensando,

intentando leer entre las líneas,

haciendo preguntas,

queriendo conocer el verdadero motivo

por el que esa persona me está escribiendo.

¿Será que me quiere conocer el alma,

o me quiere conocer en la cama?


— Una Vista Ensordecedora,

Por ustedes, Caballeros

De la red.

eecard%2Bpendeja.jpg

9485775865?profile=original

feministailustrado.png

Heey tu…

si tu…

la chica rara,

la que piensa

que no eres suficientemente

buena para alguien,

la que cree

que por su apariencia

no puede parecerle

atractiva a un hombre…

es gracioso

porque

tu eres justo la mujer que busco,

justo la que quiero,

de la que me enamore

solo por como es y no por como luce…

tu eres todo lo que busco

Pero…

Yo no soy lo que tu quieres…

yo solo soy un hombre…

raro…

uno que que busca lo imposible…

uno que solo sueña con lo imposible

de la red

Hay hombres

Constantemente,

escucho a mujeres de todas las edades repetir esta frase:

“No hay hombres”.

Ya sean jóvenes o mujeres más grandes,

con o sin hijos,

solteras

o divorciadas,

muchas de quienes están solas

se quejan de no encontrar un compañero para ellas

“porque no hay”.

De hecho,

los hombres no usan la frase “no hay mujeres”.

Tal vez por eso nos parezca que a ellos les resulta más sencillo conseguir pareja…

Hoy quiero derribar este mito:

SÍ hay hombres.

Cantidades de ellos.

Para todos los gustos,

edades,

razas y religiones.

Simplemente,

creo que quienes están solas prefieren escudarse en la trillada frase antes de hacer lo necesario para salir de esa zona de lo conocido y adentrarse en un terreno que aún no se sabe qué

les deparará, pero que puede ser muy, muy bueno.

A continuación hay unos conceptos relacionados con este mito, te aseguro que si sigues todos los pasos que aquí expongo tendrás una posibilidad real y concreta de conocer a tu próxima pareja:

. Primero, deja de repetir que “no hay hombres”.

Si esto crees, así será.

Nuestros pensamientos condicionan el mundo que nos rodea, y si estás muy segura de esta afirmación, pues no registrarás a los hombres solos que están buscando lo que tú quieres

(una pareja estable).

¿El 100% de los hombres no está disponible?

¿No te parece una exageración?

Esta última semana o este último mes, se conocieron muchas personas que ya son protagonistas de una relación que irá creciendo con el correr del tiempo.

¿Qué tal si comienzas por pensar, solamente, que

“hay algunos hombres”?

Es una manera de abrir la puerta y ver opciones que hasta hoy, dejabas pasar. ¡Ya te has puesto en acción!

. Ahora, piensa si estás aceptando una situación indeseable o que te hace infeliz

“para no estar sola”.

Que malgastes tu tiempo y tu energía en algo que no funciona o que no te da el lugar o la felicidad que te mereces juega en contra de que conozcas al hombre que realmente te complementará.

Esto es lógico, ¡ya tienes el lugar, la mente y el tiempo ocupados! No aceptes menos de lo que deseas, y no trates

de forzar una relación que no tiene miras de llegar a ningún puerto…

lo que es y será, fluye naturalmente.

. Déjame decirte que si vas a lugares de diversión

(bares, discos, etc.) lo más probable es que encuentres gente que sólo quiere divertirse… pues pasa un buen momento y piensa en qué actividades te gusta hacer, para hallar

gente afín a ti.

Gimnasios, talleres de arte o de cine/literatura,

cursos y eventos culturales son excelentes oportunidades para relacionarte con gente con inquietudes similares.

. Es el momento de ampliar tu círculo de amistades.

Si siempre estás con la misma gente, ya te habrás contactado con todos los hombres solos disponibles cerca de ti.

Intenta establecer lazos con gente con la que habitualmente no te tratas (compañeros y compañeras de trabajo, de estudio, amigas de tus amigas), es bien probable que en otros círculos esté la persona que también desearía conocerte y busca lo mismo que tú.

¿Eres de quienes creen que “no hay hombres”?

Merlina Meiler

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/6a/8d/75/6a8d7598bdd842a8d068111bff1cd33d.jpg

http://img.desmotivaciones.es/201403/mujer-hombre-desmotivaciones.jpg

https://k42.kn3.net/taringa/7/0/8/4/8/3/6/soy_un_loco/F9A.jpg?5917

http://img.desmotivaciones.es/201102/ancianoyjoven.jpghttp://img.desmotivaciones.es/201202/album_picm.jpg

http://img.desmotivaciones.es/201203/infidelidad21_3.jpg

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/3f/d5/15/3fd515ce00c0ba6f35f6505e1f771090.jpg

Instagram media by marloncepeda - Esto es verdad pero las mujeres hoy dia ya no quieren caballeros tampoco y si los consiguen los rechazan.

La alegoría del carruaje. Cuento de Jorge Bucay

Adelante el sendero se abre en abanico.
Por lo menos cinco rumbos diferentes se me ofrecen.
Ninguno pretende ser el elegido, sólo están allí.
Un anciano está sentado sobre una piedra, en la encrucijada.
Me animo a preguntar:
-¿En qué dirección, anciano?
-Depende de lo que busques —me contesta sin moverse.
-Quiero ser feliz —le digo.
-Cualquiera de estos caminos te puede llevar en esa dirección.
Me sorprendo:
-Entonces… ¿da lo mismo?
-No.
-Tú dijiste…
-No. Yo no dije que cualquiera te llevaría; dije que cualquiera puede ser el que te lleve.
-No entiendo.
-Te llevará el que elijas, si eliges correctamente.
-¿Y cuál es el camino correcto?..
El anciano se queda en silencio.
Comprendo que no hay respuesta a mi pregunta.
Decido cambiarla por otras:

-¿Cómo podré elegir con sabiduría? ¿Qué debo hacer para no equivocarme?
Esta vez el anciano contesta:
-No preguntes… No preguntes.
Allí están los caminos.
Sé que es una decisión importante. No puedo equivocarme…

El cochero me habla al oído, propone el sendero de la derecha.
Los caballos parecen querer tomar el escarpado camino de la izquierda.
El carruaje tiende a deslizarse en pendiente, recto, hacia el frente.
Y yo, el pasajero, creo que sería mejor tomar el pequeño caminito elevado del costado.
Todos somos uno y, sin embargo, estamos en problemas.
Un instante después veo cómo, muy despacio, por primera vez con tanta claridad, el cochero, el carruaje y los caballos se funden en mí.
También el anciano deja de ser y se suma, se agregan los caminos recorridos hasta aquí y cada una de las personas que conocí.
No soy nada de eso, pero lo incluyo todo.
Soy yo el que ahora, completo, debe decidir el camino.
Me siento en el lugar que ocupaba el anciano y me tomo un tiempo, simplemente el tiempo que necesito para tomar esa decisión.
Sin urgencias. No quiero adivinar, quiero elegir.
Llueve.
Me doy cuenta de que no me gusta cuando llueve.
Tampoco me gustaría que no lloviera nunca.
Parece que quiero que llueva solamente cuando tengo ganas.
Y, sin embargo, no estoy muy seguro de querer verdaderamente eso.

Creo que sólo asisto a mi fastidio, como si no fuera mío, como si yo no tuviera nada que ver.
De hecho no tengo nada que ver con la lluvia.
Pero es mío el fastidio, es mía la no aceptación, soy yo el que está molesto.
¿Es por mojarme?
No.
Estoy molesto porque me molesta la lluvia.
Llueve…
¿Debería apurarme?
No,
Más adelante también llueve.
Qué importa si las gotas me mojan un poco, importa el camino.
No importa llegar, importa el camino.
En realidad nada importa, sólo el camino.

“La felicidad no es el final del camino, es el camino”

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para agregar comentarios!

Join Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentarios

This reply was deleted.