«Confía en ti mismo. Crea el tipo de vida que te gustaría vivir a lo largo de tu vida. Aprovecha el máximo de ti mismo atizando las diminutas chispas interiores de posibilidad para que sean llamas de realización.»

Foster C. McClellan

Vivimos en un mundo atribulado. Lo negativo lo invade todo y en nuestra sociedad muchas personas flotan como barco sin timón, almas cansadas en busca de un faro que les impida estrellarse  contra las roscas de la costa. Tú debes hacer las veces de capitán.

El símbolo del faro de la fábula “El monje que vendió su Ferrari” de Robín S. Sharma nos sirve para recordar lo que es el principio de una vida esclarecida; dijo el Sabio: «El propósito de la vida es una vida con propósito.»

Debes saber lo que quieres obtener de la vida, emocional, material, física y espiritualmente. La definición de tus prioridades hará las veces de faro de tu propia vida. Te ofrecerá orientación y  refugio cuando el mar se vuelva  bravo.

Nada puede dar un pequeño cambio a tu vida si primero no define aquello que busca.  Porque si alguien no sabe siquiera adónde va ¿Cómo saber si ha llegado? Decía el Sabio: El secreto del éxito está en la constancia de los propósitos. La verdadera fuente de la felicidad puede concretarse en una palabra: REALIZACIÖN

La felicidad duradera la consigues trabajando constantemente en los objetivos y avanzar en la dirección que te has fijado. No hay otro secreto para atizar el fuego que tienes agazapado dentro de ti. 

Para los Sabios el DHARMA como se dice en sánscrito es “El propósito de la vida se basa en el antiguo principio según el cual cada uno de nosotros tiene una misión heroica aquí en la tierra.  A todos se nos ha concedido una serie única de dones y talentos  que nos permitirán realizar nuestra tarea terrenal. La clave está en descubrirlos. Como dijo Benjamín Disraeli:” El secreto del éxito es la constancia en los propósitos”  

EL PODER DEL AUTOEXAMEN

La clave está en tener la disciplina y la visión necesaria para ver cuál es tu misión heroica y asegurarse de que sirva a los demás. La vida cambia cuando sepas cuál es tu dharma. Ordenar tus objetivos escribiéndolos y proyectando los más pequeños mientras se planifican lo mas importantes. El fijarse metas es un punto de partida. Proyectar tus objetivos libera los jugos creativos que te ponen en el camino de tu finalidad en la vida.

La gente  se pasa la vida soñando con ser más feliz,  vivir con más vitalidad y tener abundancia de pasión y dinamismo. Pero no ven la importancia de invertir aunque sólo sea diez minutos al mes en escribir cuáles  son sus metas y pensar en el significado de sus vidas, en el dharma.

EL MÉTODO DE CINCO PASOS PARA ALCANZAR LOS OBJETIVOS.

 

 Los sabios de Sivana tenían un método de cinco pasos para conseguir estos objetivos:

  1. Formarse una clara imagen mental del resultado.Si se trata de conseguir perder peso, debes levantarte cada mañana con la imagen de un tú delgado, lleno de vitalidad y energía. Cuanto más clara sea la imagen mental, más efectivo será el proceso.
  2. Someterse a uno mismo a presiones positivas.Un poco de presión a veces no tiene porqué ser malo. Si te encuentras entre la espada y la pared lucharás por salir de esa situación como sea. Un compromiso público, por ejemplo, te someterá a una pequeña presión que te podría ayudar a conseguir tu objetivo. En el ejemplo anterior de adelgazar, si comentas tu reto a los demás, te verás un poco más obligado a conseguirlo. Nadie le gusta parecer un fracasado
  3. Nunca te marque una meta sin fijarte un plazo.

 Para insuflar vida a un objetivo has de fijarle un plazo muy preciso.  Escribe tus objetivos y sus plazos en un cuaderno y vuelve a él cada noche para repasarlo y llenarte de ene

Visitas: 16

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio