La mujer perdió la nariz y las orejas como castigo por intentar escaparse de su esposo talibán.


La historia de Bibi Aisha, de 19 años, fue dada a conocer al mundo gracias a una portada publicada por la revista 'Time' en agosto de este año. En esa ocasión la publicación aseguró que la joven dejó a su cónyuge porque su familia la trataba como una esclava y la golpeaban frecuentemente.

Enduring Heart de la Fundación Grossman Burn, organización que pagó por su reconstrucción facial.

La joven, que recibió el premio de parte de Maria Shriver, esposa del gobernador de California Arnold Schwarzenegger, sonrió durante todo el evento.

"Este es el primer premio Enduring Heart que se le entrega a una mujer cuyo corazón nos demuestra a todos lo que significa el amor", dijo Shriver antes de entregar el galardón. "Muchas gracias", respondió en inglés la mujer.

"Aisha llegó a los Estados Unidos en agosto de 2010 para someterse a un tratamiento de ocho meses para su reconstrucción facial. Ella vive en California con una familia sustituta y tiene la compañía constante de personas que hablan su idioma, farsi"

Aunque el tratamiento médico no ha terminado, este mes la joven recibió una prótesis especial que se puede poner todos los días gracias a un adherente para la piel.

La historia de Bibi Aisha

Justo antes de la medianoche, los talibanes tocaron a su puerta. Buscaban a Aisha, de 18 años, para que fuera castigada tras huir de la casa de su esposo. Ella fue obligada a los 13 años a casarse como pago de un asesinato cometido por un primo de su papá.

Desde ese momento, según cuenta Aisha, sus suegros le pegaban constantemente y la trataban como una esclava. Ella cree que si no hubiese salido corriendo quizás ya estaría muerta. Su cuñado la sostuvo mientras su esposo le sacó un cuchillo. Primero le corto sus orejas y luego su nariz.

Tras este hecho, la joven se refugió en una locación secreta protegida por militares y patrocinada por la organización no gubernamental 'Mujeres por mujeres afganas' en Kabul, capital de Afganistán.

El caso de Aisha fue utilizado por 'Time' para especular que esta podría ser la suerte de miles de mujeres en Afganistán si EE. UU. cumple su promesa de comenzar a retirarse en julio de 2011 sin haber derrotado a los talibanes que siguen siendo fuertes en el país.

En su momento, el editor de la revista, Richard Stengel, defendió la publicación argumentado que no se puede ignorar el trato que los talibanes le dan a las mujeres y que el público debe estar informado para poder formase un juicio realista de cara al futuro de esta guerra.

La historia de Bibi Aisha es relativamente común en Afganistán. Aisha con tan solo 12 años, fue entregada junto a su hermana de nueve a un guerrero talibán para saldar una “deuda de sangre”, después de que un tío de las muchachas asesinara a un familiar del líder religioso local.

Años después, el talibán hizo su esposa a Aisha, a quien la mantenía encerrada en un establo donde solo llegaba a violarla y darle comida en el mismo traste donde alimentaba las cabras.

Marido la utilizaba como esclava
Utilizaba a ella y a su hermana como esclavas y las azotadas frecuentemente para castigar el crimen de su tío. Desesperada por lo que le ocurría, Bibi decidió huir al sur del país, a Kandahar, con la ayuda de dos vecinas que, realmente, querían venderla a un burdel.

Una patrulla policial las descubrió y al final pasó cinco meses en la cárcel hasta que su marido dio con ella. La llevó de vuelta a casa y en cumplimiento de la orden de un juez talibán le cortó las orejas y la nariz.

Según la cultura pashtun cuando un marido es avergonzado por su esposa es como si perdiera la nariz, por lo que se impone un castigo recíproco. Aisha, una vez mutilada, fue abandonada para morir desangrada en el patio de una casa vacía. Unas personas dieron aviso a una organización humanitaria que se hizo presente al lugar. Fue atendida por unos trabajadores humanitarios estadounidenses que la llevaron a un refugio para mujeres víctimas de la violencia, Woman for Afgan Woman, donde vivió los últimos meses y donde fue contactada por personal de la revista Times.

Abandona Kabul y se dirige a EU
Aisha abandono su refugio de Kabul rumbo a Estados Unidos para someterse a su operación de cirugía reconstructiva. La cirugía ha sido donada por el cirujano plástico y reconstructivo, Peter Grossman y el equipo del centro The Grossman Burn ubicado en el Hospital West Hills en Los Ángeles.

Poco a poco y con ayuda de un psicólogo Aisha volvió a hablar y a veces incluso sonreír, hasta que recibió la noticia de que iba a ser operada en Los Ángeles por medio de la fundación que sufraga los gastos. Ahora le queda esperar la cirugía definitiva y, sobre todo, conseguir liberar a su hermana, que, con diez años, sigue en casa de la familia del marido, seguramente pagando por lo que hizo su tío y también la joven Bibi Aisha.

La historía de Aisha es solo una más entre otras muchas que demuestran que algunas sociedades no han evolucionado desde la edad media y que el machismo es una plaga universal que se sigue ensañando en las mujeres de todo el mundo

.
Sin palabras.........mucho que opinar...!!


somos dos extraños que nos conocemos muy bien...

somos tan parecidos y a la vez tan diferentes..!!

La MUJER salio de la costilla del HOMBRE,NO de sus pies

para ser pisoteada,ni de la cabeza para ser superior,

sino del lado para ser IGUAL,debejo del brazo para ser

PROTEGIDA y al lado del CORAZÓN para ser AMADA

Dios ilumine tu camino...!

Gracias por asomarte a leer mi blog,todos tus comentarios

son bienvenidos...Buen fin de semana,,!!

Visitas: 1252

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Eugenio el octubre 16, 2010 a las 5:18pm
Denigrante ... denigrante. Como dice el articulo " ... algunas sociedades no han evolucionado desde la edad media ... ".

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio