EL COMEMIEDOS

Cuando era pequeña vuestra abuela

tenía un comemiedos.

Hoy en día apenas se ven ya,

pues cada vez menos gente

abona la Tierra de la Imaginación,

donde el comemiedos vive.

Al volver de una audiencia con el rey,

vuestro bisabuelo

se desvió hacia esa tierra maravillosa

y capturó un comemiedos,

que le regaló a vuestra abuela

en su quinto cumpleaños.

Son como una mezcla de perro y toro,

tienen una piel gomosa y suave y unos cuernos

y unos colmillos que le dan un aspecto espantoso,

pero son unas criaturas apacibles, nobles y leales.

Sin embargo, tienen una existencia muy triste.

¿Qué por qué?

Porque se alimentan del miedo,

del pánico que su propio aspecto produce

o de cualquier otro miedo.

Por eso están condenados a vivir solos,

pues cuando se les conoce,

cuando se aprende a quererles

y se deja de tenerles miedo, acaban muriendo

consumidos al no tener de qué alimentarse.

Vuestra abuela, de niña, era muy miedosa;

por eso su padre le regaló aquél comemiedos.

Por las noches,

cuando reina la oscuridad

y el viento se lamenta

en las praderas y agita

las ramas de los árboles

y arrastra el aullido de los lobos,

vuestra abuela tenía muchísimo miedo.

Entonces el comemiedos

se arrebujaba a los pies de su cama

y se alimentaba muy alegre,

bufando y resoplando

y meneando la cola. Todos los monstruos,

fantasmas y demonios

que atormentaban la pródiga

y atemorizada imaginación de vuestra

abuela eran devorados por el comemiedos,

que se daba un magnífico festín cada noche.

Pronto, ella se encariñó mucho con el comemiedos,

lo llevaba a todas partes,

no se separaba de él ni un momento,

y el comemiedos también le cogió

mucho cariño a ella.

Pero al crecer, vuestra abuela dejó de asustarse.

Comenzó a ser una chica muy valiente gracias

a que el comemiedos

acabó por comerse todos sus miedos.

Entonces la noble criatura empezó

a tener hambre y cada día estaba más débil.

Finalmente el comemiedos murió de inanición;

se consumió y un día desapareció.

Vuestra abuela se puso muy triste

y no pasaba un solo día en que no se detuviera

frente a un cuadro en que años ha la habían

retratado abrazada al comemiedos,

y lloraba desconsolada.

Entonces vuestro bisabuelo le prometió

que volvería a la Tierra de la Imaginación

y le traería un comepenas.

Ella se negó

y le dijo que si le traían un comepenas

que devorase su pesar, al final la criatura

también moriría de hambre.

Así, ella aprendió a vivir con su pena

y finalmente la superó, y se dijo que hubiera

sido mejor aprender a superar sus miedos por

sí misma y así no hubera matado -

se culpaba a sí misma del destino

de su querido amigo

- al comemiedos.

Creo que vuestra abuela tenía razón.

Debemos aprender a superar nuestros

miedos y nuestras desdichas por nosotros mismos.

Aunque también creo que ella y el comemiedos

fueron muy felices mientras se tuvieron el uno al otro.

De la red..

Visitas: 354

Etiquetas: Al, Cuando, Hoy, Imaginación, Son, Tierra, a, abona, abuela, apacibles, Más...apenas, aspecto, audiencia, bisabuelo, cada, capturó, colmillos, come, comemiedos, comemiedos., como, con, criaturas, cuernos, cumpleaños., dan, de, desvió, donde, día, el, en, era, esa, espantoso, gente, gomosa, hacia, la, le, leales, maravillosa, menos, mezcla, miedos, nobles, pequeña, pero, perro, piel, pues, que, quinto, regaló, rey, se, son, su, suave, tenía, tienen, tierra, toro, un, una, unas, unos, ven, vez, vive., volver, vuestra, vuestro, y, ya

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio