*Dime cómo de fuerte deseas ser joven otra vez*

Dime cómo de fuerte deseas ser joven otra vez.


Estremecerte como un caracol cuando otros dedos te acarician la espalda, inflamada por un falso amor

que en ese momento parece auténtico,

único y para siempre.


Llorar en el hombro de un imbécil

con las pupilas dilatadas,
o en un banco apartado,

o con la cabeza bajo la almohada

para que madre o tu hermana

no te escuchen.


Dime cuántas veces quieres volver a estar triste por pequeñas derivas y alegre porque sí.

Solo porque eres... joven.


Dime si no quisieras volver a tener décadas por delante para planear lo que quieres hacer,

en lo que te quieres convertir.


(Y casi siempre hacer y ser todo lo contrario).


Me dirás que sí, que vendes tu alma por los veinte,
pero quizá olvidas las heridas tiernas bramando alcohol y mercromina, pidiendo subterfugios dañinos a modo de tiritas para calmar el dolor.


Dime cuánto de fuerte serías capaz de abrazar entonces a tus mejores amigas si supieras que todas volarán en direcciones opuestas y ya no estarán disponibles como antes para hablar contigo durante horas.

(Tengo que dejarte ya, que tengo mucho lío)


¿A quién le tocará el hogar roto, el hijo enfermo o drogadicto, el marido o la mujer infiel, la soledad impuesta, en la ruleta rusa de los infortunios?


¿A quién le caerá en suerte la niña rebelde que,

como tú, hacía llorar a mamá

(todavía vigorosa)

teniéndola en vilo por las noches?


No me hables.
A mí que me cuentas.
Cállate, pesada.
Siempre con lo mismo.
Y yo que sé.
Me aburres.
Te odio.
Dulce pájaro de juventud,

atolondrado y arrogante,

volando alto como Ícaro

y a veces corriendo la misma suerte.


Dime, ¿Volverías a pasar días sin comer esperando su llamada?
¿Te lesionarías movida por la rabia si supieras que tendrías que explicar de por vida esas cicatrices?


¿Qué vamos a hacer, ahora que no nos teñimos el pelo de rojo, con ese lema punk de NO FUTURE que ahora tanto odiamos y tememos?


Nos hemos (y nos han) metido por la nariz toda la fantasía de la que éramos capaces.

Nos hemos revolcado ebrias en polvo de hadas esperando que todos nuestros deseos se cumplieran alguna vez.


Sueños en purpurina multicolor, luces de neón, barra libre de amor, música y ropa bonita.


Cuerpos elásticos de muñeca

que parecen no alterarse con el tiempo.


Pero el tiempo pasa y juzga, aplasta,

aprieta, desgasta y arranca.

La carne se hace trémula,

los huesos pierden agua.

Los recuerdos se amontonan,

la vida rebosa.
Supura.


Sin tener ni idea de lo difícil que era conformar un hogar, un presente amable con visos de prosperar, no queríamos ser como nuestros padres.


No queríamos ser como nadie pero, al final, aun siendo preciosas y únicas, fuimos como todas.
.
.
.
Ana Elena Pena

Visitas: 29

Etiquetas: Ana, Dime, Elena, Estremecerte, Pena, Sin, acarician, amable, amor, auténtico, Más...caracol, como, con, conformar, cuando, cómo, de, dedos, deseas, difícil, en, era, ese, espalda, falso, fuerte, hogar, idea, inflamada, joven, la, lo, momento, ni, no, nuestros, otra, otros, padres., parece, por, presente, prosperar, que, queríamos, ser, te, tener, un, vez., visos

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2021   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio