De momento no hay pruebas de la existencia de inteligencia extraterrestre, tal vez sea menos frecuente de lo que a veces se piensa, pero incluso en el caso de que su probabilidad sea muy baja (o no, ese sería otro debate en el que ahora no entro) en un Universo de miles de millones de galaxias y un número incontable de estrellas y planetas la inteligencia puede muy bien haber surgido en otros mundos, como lo hizo en la Tierra, y ser algo muy real.

9985263078?profile=RESIZE_710x9985263481?profile=RESIZE_710x

Demos por hecho por un momento que la inteligencia extraterrestre realmente existe y preguntémonos cómo podría ser, por ejemplo, una civilización de un millón de años de edad. ¿Y por qué de un millón y no, pongamos por caso, de diez mil años? Porque teniendo en cuenta la inmensidad del tiempo en el Universo, donde las estrellas viven miles de millones de años, que dos civilizaciones surjan a la vez o separadas solo por unos cuantos miles de años (en un arco de 50.000 años, por ejemplo) es de una improbabilidad extrema, prácticamente imposible. En relación al tiempo astronómico, a la edad del Universo o incluso de nuestro planeta, la civilización humana acaba de nacer -sólo tiene unos pocos miles de años, nuestro planeta en cambio tiene más de 4.500 millones y el Universo unos 15.000 millones-, nosotros somos unos recién llegados en el universo... . La historia humana parece una eternidad desde nuestra perspectiva, pero es un pestañeo en relación a la edad del universo.
Si resulta que realmente en estos momentos, ahora, existen otras civilizaciones en el universo que han logrado sobrevivir durante ese inmenso lapso de tiempo, la gran mayoría serán mucho más viejas que la nuestra, cientos de miles o más probablemente millones de años más viejas que la nuestra.

9985266500?profile=RESIZE_710xCómo podría ser y qué cosas podría saber una civilización que ha acumulado conocimientos y progreso a lo largo de millones de años es algo que probablemente supera con mucho la imaginación y la mitología habitual humana. Estamos acostumbrados, en la mayoría de las películas (hay buenas excepciones, como 2001 Odisea del Espacio, Contact o La LLegada) y en la mitología popular sobre el tema, a imaginar a cualquier hipotética civilización avanzada del universo (o la nuestra en un futuro lejano) en cierto modo parecidos a nosotros, es inevitable que atrapados como estamos en nuestro propio tiempo y espacio, proyectemos hacia el futuro mucho de lo que nosotros somos en la actualidad, lo inimaginable es, por definición, imposible de pensar, de soñar o de predecir para nosotros, en muchas películas de ciencia ficción de los años 70 los protagonistas aparecen con pantalones de campana, en muchas de los 80 se usan ordenadores no de pantalla plana sino de aquellos grandes de tubo, hace 80 años Internet era algo tan inimaginable que ningún experto en prospectiva llegó a predecir ni por asomo su impacto en el mundo, las ondas electromagnéticas, con las que hoy en día vemos la tv y nos comunicamos por teléfono o por satélite, eran realidades impensables hace poco más de un siglo, de la misma forma nosotros imaginamos cualquier civilización extraterrestre desde nuestros propios esquemas mentales, pensamos que tal vez dispongan de una tecnología más desarrollada que la nuestra, pero tendemos a verlos como seres con un cuerpo orgánico más o menos cercana o lejanamente parecido al nuestro (aunque sean de color verde y tengan ocho o diez tentáculos, más alguna que otra antena y tal vez cinco ojos...), ídem en cuanto a su psicología, se montan en su nave espacial futurista, se vienen de excursión a la Tierra, aterrizan de vez en cuando en un campo de maíz o de patatas, abducen a alguien para realizar experimentos sexuales, tal vez incluso se estrellan (conducen fatal...) y sus restos, cómo no, se los encuentran los agentes del gobierno de los United States of America, que a su vez organiza toda una conspiración para ocultar el tema a los ciudadanos...

Salvo excepciones, al cine, tratando de no resultar aburrido, además siempre le ha gustado imaginar a los extraterrestres hostiles, a inventar historias de guerras y batallas entre ellos y nosotros en las que, por supuesto, nosotros ganamos siempre, cómo no, liderados por EEUU. Todo esto es la típica mitología sobre el tema, en la que no creo.

9985267485?profile=RESIZE_710x9985268072?profile=RESIZE_710xLa verdad y la realidad es que los conocimientos y la tecnología de una civilización extraterrestre serían tan inimaginablemente superiores a los nuestros que en caso de que fueran hostiles no tendríamos absolutamente nada que hacer contra ellos, incluso en nuestro propio mundo, separados solo por dos mil años, un ejército del Imperio Romano, por ejemplo, la mayor potencia del mundo antiguo, no tendría absolutamente nada que hacer contra cualquier ejército de hoy en día, por tanto si realmente una civilización extraterrestre quisiera exterminarnos probablemente ni siquiera tendríamos tiempo para darnos cuenta de lo que estaba pasando, pero es que además su grado de desarrollo sería tal que no supondríamos ninguna amenaza real para ellos ni tendrían necesidad de "robarnos" ni arrebatarnos nada, por lo que es muy improbable que fueran hostiles en ningún sentido, si acaso podrían ser indiferentes, su presunta "hostilidad" que a muchas películas les gusta representar no es más que una proyección del mundo humano y de nuestra propia agresividad, nada más, aparte de una forma fácil y simple de asegurarse que la película no sea un fracaso en taquilla. En cualquier caso, tal y como creo o quiero creer, más nos vale que sean buena gente.

9985276459?profile=RESIZE_710x

Si hay alguien ahí con una historia tan inmensa detrás, tendrán ya muy poco que ver con lo que es el ser humano actual, tal vez no tengan un cuerpo orgánico, de carne y hueso, como el nuestro, pudieran ser seres no biológicos, post-biológicos, autodiseñados durante decenas de miles de años de evolución artificial, mucho más complejos, conscientes e inteligentes que el cerebro humano, capaces de experimentar sentimientos, experiencias y realidades que nosotros no podemos ni soñar , quizás sin necesidad de vivir en un planeta ni respirar aire, con la capacidad de viajar libremente por el espacio y con unas vidas desarrollándose en unas escalas de tiempo inimaginables para nosotros, tal vez con la posibilidad de fusionarse entre si hasta hacer desaparecer - o trascender - el sentido de conceptos como individualidad-comunidad. O puede que no tengan cuerpo en absoluto y conozcan parcelas de la realidad, de la existencia y de la conciencia (o algo superior a lo que nosotros llamamos "conciencia", sea lo que sea lo que eso pueda significar) tan abismalmente separado de lo que nosotros somos como nosotros lo estamos de una ameba o una hormiga, no podríamos conceptualizar sus formas de ser y de existencia de la misma forma que una ameba no podría conceptualizar, ni "pensar", ni sentir, ni experimentar, jamás lo que es cualquier parcela del mundo humano: la teoría de la relatividad, una poesía, un beso, el arte, el amor, la música o un sistema de ecuaciones. Simplemente, si los "ET" existen, estarán a "otro nivel" de existencia muy superior al nuestro, en todos los sentidos. Pudieran estar, tal vez, "fuera del tiempo", una idea con la que especulan algunos físicos, como Paul Davies en uno de sus libros dedicados al tema del Tiempo y la mecánica cuántica:

"Cuando se examinan las ecuaciones del desarrollo cuántico del superespacio, se encuentra que son reversibles: no distinguen el pasado del futuro. En el superespacio no hay diferencia entre pasado y futuro (...)

Pudiera ser que las imágenes del tiempo que nos son tan caras la existencia del momento presente, el paso del tiempo, la inexistencia del futuro, el uso de los tiempos verbales en el lenguaje hubiera que llegar a verlas como tan sólo primitivas supersticiones nacidas de una incorrecta comprensión del mundo físico. Quizá nuestros descendientes no hagan ningún uso de semejantes conceptos, en cuyo caso cabe imaginarse que organizarán su vida de forma muy distinta a la nuestra. Es posible que las comunidades avanzadas de otras partes del universo hayan abandonado hace mucho tiempo las nociones de que el tiempo pasa o bien de que las cosas cambian, o de que hay un único presente que avanza hacia un futuro incierto. Sólo podemos conjeturar sobre el impacto que tal abandono tendría en su comportamiento y en su pensamiento, pues sin expectativas, sin miedo, sin previsiones, sin alivio, sin impaciencia y sin todas las demás emociones vinculadas al tiempo que sentimos, su concepción del mundo bien podría resultarnos incomprensible. Es probable que, caso de encontrarnos con tales seres, no supiéramos comunicar casi nada con sentido para ambas partes. "

9985278895?profile=RESIZE_710x

El físico y escritor Arthur C. Clarke también especulaba en su novela "2001, una odisea espacial" sobre cómo podría ser la evolución de la inteligencia en el universo:

Y ahora, entre las estrellas, la civilización estaba dirigiéndose hacia nuevas metas... Habían llegado hacía tiempo a los límites de la carne y la sangre; tan pronto como sus máquinas fueran mejores que sus cuerpos, seria el momento de moverse. Trasladaron a nuevos hogares de metal y plástico primero sus cerebros y luego sus pensamientos, dirigiendo sus miembros cibernéticos y observando el Universo a través de sus sentidos electrónicos.., sentidos mucho más finos y sutiles que aquellos que la ciega evolución pudiera desarrollar jamás.
En esos hogares erraban entre las estrellas. No construían ya naves espaciales. Ellos eran naves espaciales.

Pero la era de los entes máquinas pasó rápidamente. En su incesante experimentación, habían aprendido a almacenar el conocimiento en la estructura del propio espacio, y a conservar sus pensamientos para la eternidad en heladas celosías de luz. Podían convertirse en criaturas de radiación, libres al fin de la tiranía de la materia.
Por ende, se transformaban actualmente en pura energía: y en mil mundos, las vacías conchas que habían desechado se contraían en una insensata danza de la muerte, desmenuzándose luego en herrumbre.
Ahora eran señores de la Galaxia, y más allá del alcance del tiempo. Podían vagar a voluntad entre las estrellas, y sumirse como niebla sutil a través de los intersticios del espacio. Mas a pesar de sus poderes, semejantes a los de los dioses, no habían olvidado del todo su origen, en el cálido limo de un desaparecido mar.

9985279295?profile=RESIZE_710x

9985280281?profile=RESIZE_710xEn su serie Cosmos (y en el libro basado en ella), Carl Sagan expone algunas ideas sobre el tema, me quedo con esta:

"¿Qué significa que una civilización tenga un millón de años de edad? Tenemos radiotelescopios y naves espaciales desde hace unas cuantas décadas; nuestra civilización técnica tiene unos cuantos centenares de años de edad, las ideas científicas de tipo moderno unos cuantos milenios, los seres humanos evolucionaron en este planeta hace sólo unos millones de años.
Si una civilización sigue un ritmo semejante en cierto modo a nuestro actual progreso técnico, una edad de millones de años significa estar mucho más avanzados de nosotros que nosotros de un macaco.
¿Podríamos captar siquiera su presencia?"

Puede que en ese inmenso espacio de tiempo la inteligencia y la conciencia hayan evolucionado hacia formas tan extrañas que nuestras especulaciones actuales sobre la IA les parezcan sueños infantiles, mucho más primitivos que los planos sobre máquinas voladoras del siglo XVI comparados con un avión a reacción del siglo XXI, o la comunicación basada en señales de humo comparada con Internet.

Pudieran existir civilizaciones avanzadas de millones de años de antigüedad capaces de trasladarse, una vez que su universo muere, a otros universos, creándolos (mediante un conocimiento muy avanzado de las fluctuaciones cuánticas, por ejemplo, o de algo que los humanos ni siquiera seríamos capaces de conceptualizar) o emigrando a otros ya existentes.

9985281473?profile=RESIZE_710xOtros físicos han especulado, dejando claro que es solo eso, pura especulación sin prueba alguna, sobre la posibilidad de que todo nuestro universo y el mundo en que vivimos sea una simulación hiperrealista creada por una inteligencia muy superior a la humana. Matrix es solo una adaptación de ciencia ficción - muy buena ciencia ficción, eso sí - pero en plan catastrofista, de una idea filosófica mucho más antigua, de la que ya hablaron Descartes o Platón.

Hay libros que llegan hasta las últimas consecuencias, más o menos creíbles o increíbles, en cuanto a las posibles capacidades de la inteligencia extraterrestre, como "La física de la inmortalidad" del físico relativista Frank Tipler o "La estructura de Dios" del químico Josep Alfonso Canicio, donde especulan con la posibilidad de que pudiera existir un "dios" natural en nuestro universo (independientemente de que pueda existir también un Dios sobrenatural, en el sentido tradicional que todos entendemos, ese es un debate en el que no entran), ese "dios" natural sería a la vez la consecuencia, el producto final, de la evolución de la inteligencia en el universo, y al mismo tiempo su causa, posibilitando esa misma evolución del mundo actuando desde el futuro, de forma retroactiva. Después de todo, en el mundo cuántico el futuro también influye y le da forma al pasado, tanto el pasado, como el presente y el futuro, incluso el espacio, forman una totalidad única y entrelazada. Entre otras cosas eso sería coherente, según ellos, con el hecho conocido desde hace tiempo, de que las leyes y constantes físicas de nuestro universo estén tan finamente ajustadas, de tal forma que si cambiaran levemente algunos de sus valores y parámetros, la vida sería imposible. O con esa tendencia, que parece mostrar la vida, de aumentar en complejidad y por tanto de generar inteligencia, cuando dispone del suficiente tiempo por delante, la cual a su vez también evoluciona hacia sociedades y seres aun más complejos. Del Big Bang a internet y más allá ¿Todo casualidad, azar? Tipler y J A Canicio son de los que opinan que no, que hay algo inscrito en la propia estructura del mundo y en sus leyes que lo impulsa a evolucionar, de lo inorgánico a la vida, de la vida a la inteligencia y de ésta hacia estadios aún más complejos y elevados hacia un futuro cargado de posibilidades donde finalmente se puede hacer realidad lo inimaginable.

9985281498?profile=RESIZE_710x

La existencia (no hablo necesariamente solo de nuestro universo) es tan antigua (puede que infinitamente antigua) y tan abismal (puede que infinitamente abismal) que es poco creíble que el ser humano sea el "producto final y acabado", la cima de la inteligencia y la evolución, el non plus ultra del conocimiento y la civilización ... , Que precisamente nosotros seamos la inteligencia única y suprema del conjunto de todo lo real me parece de un antropocentrismo extremo.
Aunque todo esto de momento no sea más que especulación (y no hay que olvidarlo) , que incluso los físicos estén empezando a imaginar ese tipo de realidades y posibilidades tan alejadas de lo que nosotros somos muestra que la existencia está mucho más cargada de potencialidades de lo que a veces pensamos, atrapados como estamos los humanos en los límites de nuestro mundo, nuestras vidas cotidianas y nuestro conocimiento actual, tal vez tenga razón el físico Hugh Everett y la realidad última sea "una superposición de estados de complejidad inimaginable.." múltiples niveles emergentes del ser, de la existencia... y tal vez también de la inteligencia.

De acuerdo con Haldane: Mi propia conjetura es que el universo no es solo más extraño de lo que imaginamos, sino más extraño de lo que podemos imaginar. Hay más cosas en el cielo y en la Tierra de las que sueña, o puede soñar, cualquier filosofía

9985338466?profile=RESIZE_710x

 

 

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para agregar comentarios!

Join Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentarios

  • Qué tal Lou ;)


    Sí, también pienso que creer que somos el único ser inteligente de todo lo real es demasiado antropocéntrico, no sabemos de momento con qué frecuencia se da la inteligencia extraterrestre, pero la realidad es demasiado abismal como para pensar que somos la evolución suprema de la inteligencia en toda la existencia. Se ha especulado mucho sobre cómo podría ser esa inteligencia, puede que la realidad esté más allá de nuestra capacidad de comprensión, y seguro que mucho más allá de la mitología habitual sobre el tema.


    Completamente de acuerdo con esta frase de Avi Loeb: "Somos una civilización, no hay cabida para el individualismo". Como solía recordar Sagan viajar ensancha nuestras perspectivas, los nacionalismos, los chauvinismos de todo tipo se desvanecen cuando vemos la Tierra "como un punto azul que se desvanece entre las estrellas", es mucho más importante lo que une al ser humano que lo que lo separa y solo siendo conscientes de eso puede haber un futuro para este planeta.


    Tienes razón en que no hay fronteras en el universo, en lo real.. pero no ya solo en un sentido de extensión sino aún más en su profundidad, tal y como especulaba Hugh Everett "una superposición de estados de complejidad inimaginable.." múltiples niveles del ser, de la existencia... y tal vez también de la inteligencia. Hamlet : "Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que pueda soñar tu filosofía"


    Besos ;)

    10024764068?profile=RESIZE_930x

  • Hola Lobito Rebel

    La historia de la humanidad y del universo han ido de la mano por sus múltiples hechos y acontecimientos que despiertan innumerables sucesos en la vida humana. Desde que el hombre miró el cielo su imaginación nos llevó a otros mundos, a nuevas formas de ver la vida, a imaginar un sin fin de cosas, tal como lo mencionas en tu blog. Esa imaginación proyectadas en películas y en diversos documentales como los de History Channel sólo han contribuido en la creación imaginable de diferentes tipos de alienígena. En lo que si estoy en total acuerdo es que existen. No es por casualidad lo del título del famoso cuadro de Paul Gauguin: De dónde venimos? Quiénes somos? A dónde vamos?

    Tampoco es casualidad que un gran hombre de ciencias como Avi Loeb, astrónomo de la Universidad de Harvard elaborase una teoría que ha causado asombro y rumores sobre su capacidad científica: "Una nave alienígena ronda alrededor de la tierra". Sus ideas se centran en la llamada "modestia cósmica". Este concepto hace referencia a la idea de que es arrogante creer que el ser humano está solo en el universo. Al fin y al cabo, como él asegura, en un principio se creía que todo giraba alrededor del mundo, hasta que descubrimos que en realidad solo éramos un punto más, apartado, en una esquina del universo.

     

    "Creer en vida extraterrestre cambia tu visión de la realidad. Somos una civilización, no hay cabida para el individualismo".

    Se dice, que todo ese acontecimiento surgió cuando en el 2017 se descubrió Oumuamua un objeto interestelar. En resumidas cuentas, el cómo son, tanto físicamente como intelectual seguirá siendo parte de la imaginación ya que hasta las diversas teorías chocan y no hay la manera de contactarlo y por mucho que exista sólo estamos aprendiendo algo: " No hay fronteras en un universo infinito". 

     Besos 

    10019726498?profile=RESIZE_930x

     

This reply was deleted.