Bobby Fischer

Información General | Adiós a Bobby Fischer

Vivir con un IQ de 184

Tenía un coeficiente de inteligencia superior a Einstein y una paranoiagalopante. Secretos de uno de los mayores misterios del siglo XX.

Por

nota_07_foto_01.jpg

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para agregar comentarios!

Join Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentarios

  • Dany: Veo que te gusta el ajedrez y te interesa la vida de Bobby Fischer. Te puedo recomendar un libro cuyo título es " Bobby Fischer se fue a la Guerra", y que cuenta su biografía, sus partidas con Spasky, etc.Te dejo un link de una librería muy importante de Buenos Aires, para que le des una ojeada (no sé si todavía lo tienen a la venta y si hacen envíos al interior del país):

    http://www.tematika.com/libros/humanidades--2/biografias_y_relatos-...

    Espero sea de tu interés. Yo lo he leído me gustó mucho.

    Saludos.
  • ¿Por qué podría resultar más interesante reportear a un loco de atar que a un líder espiritual o político? Para mí, es cierto, la locura le agrega una dosis de fascinación a un personaje, pero el objeto de deseo en este caso es otro: la inteligencia en estado puro. No inteligencia práctica para solucionar problemas cotidianos ni inteligencia emotiva para comprender mejor a los demás. Fischer siempre fue muy torpe en esos aspectos. Lo suyo era inteligencia absoluta para resolver conflictos teóricos probabilísticos. Su cerebro era el centro de cómputos de millones de opciones del juego más complejo que ha descubierto el hombre hasta ahora: el ajedrez. Se sabe que coeficiente intelectual no es necesariamente sinónimo de inteligencia, pero igual es inevitable el asombro: Fischer poseía un IQ de 184 puntos, superior al de Einstein (la norma es 100, sólo un 2% de la población alcanza los 130). Entrevistar a Fischer no hubiera sido sólo entrevistar a Fischer. Habría sido una entrevista al genio, a la guerra fría, a la paranoia galopante, a la incorrección política y, por supuesto, al ajedrez.
This reply was deleted.