Qué más da.


Mañana volverá a hacer frío de nueva cuenta.

Como si estar triste no pesara también en los hombros, porque, déjame decirte que, la tristeza se va acumulando por años y es en un instante que se desata toda la ira que has venido guardando todo ese tiempo.

Como un volcán.

Como si ver arder al otro no fuese difícil.

Verlo en esos momentos en los que no sabes si acercarte y quemarte en el intento, o alejarte como se alejan los pájaros cuando ven venir el invierno.

Yo,

un día,

quise ser la casa de árbol

más bonita que cualquiera soñó

con vivir dentro,

cerrar la grieta

y esperar

a que le nacieran unas alas preciosas.

Pero la vida

te sacudió muy rápido de la inocencia

con la que se ve pasar

el primer amor irreconocible de tu vida.

Ya más tarde entendiste que sí lo era.

Mañana va a ser un día nuevo,
el diferente voy a ser yo.

Como si sentirse vulnerable

no fuese la etapa crónica de estar roto.

Que nadie se acerque a ti,

excepto para romperte aún más,

hasta llegar a un punto límite

y miserable en el que te cuestionas

si eres lo suficiente.


Lo suficiente.

Las heridas son inevitables;

las personas,

irrevocables;

los momentos,

inolvidables;

pero uno es,

a veces,

irreconocible e imperdonable.


Ya me lo decía Pablo,

quien un día fue mi amigo:

abre más seguido la puerta,

hay quien no la sabe tocar y espera,

fuera, en silencio.

Alguien que amará,

sin dudar,

tus extremos,

tus límites,

tus infinitos,

la eterna e insoportable guerra

contra ti mismo,

tu amor enfermizo hacia lo pasajero.

—¿Eres fugaz?
—Aún peor:

soy imposible.

Hay gente

que respira a través de la nostalgia,

de lo vivido,

de lo ya recorrido,

de las cicatrices,

de los lugares donde fue feliz;

esa misma

es la que lleva la mirada perdida

en las cosas que a simple vista

parecen ser pequeños detalles,

pero que ellas ven un mundo terriblemente gigantesco.

Qué bonita es esa gente.
Infernalmente preciosa y caótica.

Posdata:
Te quiero.
Recuérdamelo por si mañana lo olvido.
Por si mañana te olvido.

“Así somos y qué”, Benjamín Griss

Salvarte

Quiero rock-n-roll
Quiero dar mi alma
Estoy queriendo creer
Que no estoy demasiado viejo
Que no quiero hacer las paces
Que no quiero venirme abajo
Quiero volar lejos
Pero estoy atrapado en el suelo

Así que, ayúdame a decidir
Ayúdame a hacer las paces
Reponer mi mente
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?

Visto entre todos
Eras realmente cierto
¿Es eso lo que era?
¿Es que realmente eras tú?

Estoy buscando de nuevo
Trazabilidad de los hilos
Dijiste que era un desastre
¿O solamente estaba en mi cabeza?

Así que, ayúdame a decidir
Ayúdame a hacer las paces
Reponer mi mente
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?
(2x)

Algo tiene que romperse
Tienes que mover el bate
Demasiados años para la muerte
¿Por qué es eso?

Así que, ayúdame a decidir
Ayúdame a hacer las paces
Reponer mi mente
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?
¿No quieres salvarte?

Matthew Perryman Jones - Save You



Visitas: 155

Etiquetas: amor, asi, bonita, cerrar, contra, cualquiera, enfermizo, eterna, grieta, insoportable, Más...momentos, pasajero, que, somos, soño, suficiente, ti, y

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio