Principales rasgos cognitivos

Se detallan a continuación algunos rasgos cognitivos de las personas con altas capacidades intelectuales, si bien hay que tener presente que tanto con altas capacidades como sin ellas, cada individuo tiene su propia personalidad que le hace diferente a los demás.

  • Muy observador

  • Extremadamente curioso

  • Intereses intensos

  • Excelente memoria

  • Gran capacidad de atención

  • Excelentes habilidades de razonamiento

  • Poderes de abstracción, conceptualización y síntesis bien desarrollados

  • Capacidad para ver relaciones entre ideas, objetos o hechos, rápida y fácilmente

  • Pensamiento fluido y flexible, elaborado y original

  • Excelentes habilidades de solución de problemas

  • Aprendizaje rápido, con poca práctica y repetición

  • Imaginación inusual y/o vívida

Principales rasgos sociales y emocionales

  • Interés por temas filosóficos y sociales

  • Altamente sensible, emocional y hasta físicamente

  • Preocupación por la equidad y la justicia

  • Perfeccionista

  • Enérgico

  • Sentido del humor bien desarrollado

  • Usualmente motivado intrínsecamente

  • Se relaciona bien con padres, maestros y otros adultos o mayores que él

Dicho de manera más coloquial:

  • Debaten todas las órdenes, desde acostarse, lavarse los dientes, hacer los deberes, repetir lo que ya está escrito, odian las tareas repetitivas, pues ya las dominan

  • Pueden sufrir dolencias psicosomáticas, la cabeza, el estómago, vómitos, fiebres rebeldes etc.

  • Por otro lado, su gran sensibilidad les suele presentar alergias cutáneas, molestias al exceso de ruido, incluso al exceso de luz. Su “mejor momento de comunicación” es al acostarse, pues si se les pregunta en otro momento, su respuesta suele ser brevísima. Suelen tener llanto sin aparente motivo y se sienten incomprendidos

  • Sienten las cosas con más intensidad y perciben intenciones que otros no ven, pues poseen una percepción sensorial exacerbada. El niño superdotado siente el mundo con todos los sentidos despiertos. Dispone de capacidades muy superiores en los órganos sensitivos y bien dispuestas. Tienen un desarrollo neurológico que les permite percibir más detalles y procesarlos muy rápidamente. Este exceso de estímulos es lo que genera reacciones más intensas. No es negativo, es un don que hay que comprender y una cualidad muy apreciable en algunos ámbitos profesionales y personales.

Sobreexcitabilidades de Dabrowski

De todo lo expuesto, una de las conclusiones a destacar, es que la superdotación, al igual que posee una componente intelectual muy potente, goza de unas características emocionales propias, entre las que sobresale la intensidad. Una gran riqueza y complejidad intelectual (en el mejor sentido de la palabra), va unida a una gran amplitud de matices emocionales, a un mundo interior muy desarrollado y complejo, en cuanto a emociones se refiere. Es decir, que la intensidad emocional en las personas superdotadas no es una cuestión de “sentir más, con más fuerza” que la mayoría de la gente, sino que estamos ante una manera diferente de sentir: con viveza, de manera absorbente, con gran penetración y complejidad.

Esta hipersensibilidad se conoce como las ”sobreexcitabilidades de Dabrowski”.

La autoestima

Una buena estima hacia uno mismo es un factor esencial de equilibrio psicológico y un motor de éxito en la vida; la autoestima comporta una dimensión esencial, que es la creencia en la posibilidad de ser amado. Construir su identidad es sentirse a sí mismo, singular, único, como la rosa del Principito, pero es también sentirse parte integrante de un grupo, parecido a otros. El sentimiento de pertenencia es un parámetro indispensable.

La autoimagen

Sin embargo, en el niño superdotado, la construcción de su propia imagen no es sencilla y será diferente si el niño fue detectado o no, y en caso afirmativo, según la edad en la cual fue identificado como un niño superdotado. Sea cual sea el caso, el superdotado debe franquear un cierto número de delicados pasajes en la aventura de construir su identidad; en todas las etapas, el mayor riesgo es la construcción de un falso self, es decir, de un falso yo construido en función de los otros y no de acuerdo con lo que se es realmente. La construcción de un falso yo crea un conflicto interno permanente alrededor de la imagen de uno mismo: ¿ser lo que yo siento que soy o ser lo que los otros esperan de mí?

La mujer superdotada - Altas capacidades y talentos

¿Por qué sucede esto?

1. Autopercepción negativa.

Para Luz Pérez, una parte del problema está en la percepción que tenemos de nuestra propia inteligencia y del resto de las mujeres, porque “si nos perciben como poco inteligentes, acabaremos siendo poco inteligentes”, afirmó. De hecho, hay estudios que demuestran que, desde niñas, las propias mujeres se perciben a sí mismas y a las de su mismo género como menos inteligentes que a los varones. Por el contrario, otros estudios afirman que los hombres tienden a sobrestimar sus propias capacidades, lo que puede generar en las mujeres problemas de autoestima.

Por su parte, la psicóloga Marisol Gómez considera que la mujer muy inteligente tiende a infravalorar sus potencialidades intelectuales, debido a su exacerbado perfeccionismo y autoexigencia. En ocasiones “esta actitud de camuflaje puede estar dirigida a limitar el daño emocional que puede producirles el no alcanzar sus propios objetivos por esa ansia de perfección. Generándoles esto una sensación de fracaso. De ahí la importancia de regular los niveles de autoexigencia a través de un concepto más realista sobre el fracaso y las expectativas autoimpuestas”, afirmó.

 

2. Los mensajes contradictorios.

La adolescencia es un momento especialmente complicado para las chicas de altas capacidades porque reciben mensajes contradictorios. Por un lado, desean desarrollar sus capacidades y destacar intelectualmente, pero los estereotipos sociales de género les empujan en sentido contrario. Según Pérez, las chicas más capaces “intentan ser competitivas y destacar, pero esto les lleva al rechazo social, porque si tú eres la lista de la clase, no eres la que los chicos consideran para salir con ellos. Esto es un dolor psicológico que tienen las niñas muy, muy fuerte y que les lleva a dos síndromes: el Síndrome del Impostor y el Síndrome de la Abeja Reina”. El Síndrome del Impostor hace que se sientan siempre fuera del sitio que les corresponde y el Síndrome de Abeja Reina les lleva a un perfeccionismo imposible en todos los ámbitos de la vida e incluso a la depresión.

Según afirmó Marisol Gómez: “el silencio les vale más la pena en todas las etapas de la vida, desde su tierna infancia, porque cuando se quedan descubiertas pueden sufrir acoso escolar, de hecho lo sufren, sobre todo en la adolescencia, y no soportan ese acoso. Ellas saben que son diferentes y más rápidas intelectualmente que el resto de sus compañeros y compañeras, pero esta cualidad se puede convertir en su peor enemigo. La mayoría de ellas prefieren silenciarse para no molestar”.

 

3. El contexto educativo.

Otro de los motivos de los que se habló durante el seminario fue que el contexto del aula favorece a los chicos. Según explicó Luz Pérez, los profesores interaccionan más con ellos que con ellas, al ser normalmente más inquietos y necesitar tenerlos tranquilos. Mientras que las chicas, más obedientes y silenciosas, parecen no necesitar tanta atención.

 

4. La falta de referencias.

La ausencia de personajes femeninos destacados y de altas capacidades es otro de los factores que se pusieron se relevancia durante el evento. Los libros de texto carecen de estos referentes y la sociedad, en general, los desconoce. Son las llamadas Figuras ocultas”, como las matemáticas que aparecen en la película de Theodore Melfi.

Visitas: 44

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2021   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio