Cuando las cosas salen mal y la vida se torna complicada es cuando más debemos confiar primero en Dios que nos planeo antes de todo, después en nosotros mismos, saber que tenemos el ánimo, la fortaleza y la voluntad para seguir adelante.
Si estas sólo sin un alma que te apoye y sólo recibes desprecios piensa que eso es parte del paisaje como cuando esta frío y nublado y por una pequeña nube se mete un rayo de luz, esa luz eres tu que iluminas desde lejos, que es la misma luz de Dios que sale al mundo con toda su fuerza e intensidad que rompe todo lo que se atraviese, las personas que te rechazan son los peldaños que debes pasar así sean del tamaño del Gibraltar, no importa el tamaño, la distancia, la capacidad de querer tapar tu horizonte, eso no es lo que te debe importar.
Tu, desde niño, desde siempre has sido diferente en todo a los demás, has sido desde embrión el más fuerte, el dominante, que llego primero y que siempre será lo más importante para si mismo, nada ni nadie por más personas importantes en tu vida, conocidos, familia o lo que sea que se ponga por delante no importa, si te hacen llorar, padecer penas y angustias, si te expresan su lástima, odio o envidia debes pensar que eso es lo que te diferencia de ellos pues tu no guardas eso en tu interior, en tu ser más íntimo ni en tu mente.

En tu corazón...hay fuerza, ánimo, sangre y un gran músculo que te empuja a seguir adelante, en tu alma una gran luz blanca que te aporta la energía para adelantarte a las cosas malas porque ella te dice desde su integridad quien eres tu, quien te ama de verdad, quien te respeta y su intuición no se equivoca cuando confía en algo o alguien, para que sigas con su amor y su fortaleza por delante sin detenerte a mirar los que te han puesto trabas, porque sabes que confías en el bueno, en el apto, en el que si te ama de verdad y si ella además de tu mente en tu inteligencia te dice que no debes hacerlo es porque sabe que te daña, si son bien cuidadas y bien alimentadas con los años que van ganando experiencia en entender que somos personas buenas que merecemos lo mejor y que no debemos conformarnos con lo primero que nos ilusiona, que nos adula y sólo nos quiere por interés.

A lo largo de la vida vamos chocándonos con piedras de muchos tamaños y nos vamos llenando de lastres que de su propio peso nos doblan la espalda y nos vuelven esclavos poco a poco de sus malos sentimientos y de sus pesares, como si fuéramos dueños de eso que es suyo, nosotros debemos ser conscientes que cada quien es un mundo y que como mundo debe sólo ser capaz de sostener lo propio.
Esos lastres son los más pesados, pues son doblemente duros de cargar sólo por el hecho de no ser de tu importancia, ayudar esta bien pero no sostener todo, si en tu vida hay personas así pero ellos no te quieren dejar lo ideal es dejarlos tu, que duele si, un poco pero es lo más sano para tu vida, tu alma y tu corazón.
Somos seres únicos que no tenemos que aprender de nadie que nos indique u obligue a ello, si es con el ejemplo de los demás si se debe pero no es obligatorio pues cada quien tiene la forma individual de aprender a su modo y por tanto de actuar a su modo. Eso es individualidad y libertad de acción, quien se quiera entrometer para decirte como debe ser o decirte como actuar, es indebido no sólo el querer hacerlo de su parte sino aceptarlo de parte tuya, porque debemos empezar la vida desde los actos de los que la acaban?

Cierto que la experiencia no se improvisa y requiere respeto al máximo para los que no la tienen aún muy rica pero no es de seguir sus órdenes al punto de enceguecerse ante la negativa o el deseo de aceptarlo como si no se pudiera hacer sus propias cosas desde el conocimiento propio de la vida, de la realidad como se vea o se palpe, somos un ser autónomo que piensa, siente, aprende, actúa, vive como su ser interno le dice, como su libre albedrío le indica.

Si el mismo Dios nos dio lo individual, confió, confía en nosotros como sus hijos para seguir adelante con lo que hemos aprendido desde antes no veo porque el que dependamos de alguna forma de alguien seamos objeto de sus ideas, órdenes y mandatos, ante la obligación no hay nada de obedecía, la ceguera del que manda a gritos y malas acciones son vistas, denominadas como represión, eso no se debe permitir por nadie que sea defensor de la libertad pues no somos esclavos de nadie, ni de la necesidad de depender en ningún aspecto de la vida, de la realidad que nos rodee.
Eso es esclavitud desde cualquier punto de vista aunque suene exagerado porque nuestras almas, nuestro espíritu que nació en libertad no admite ser encerrado, acorralado, dominado porque es un ave que vuela libre por el cielo de todas las existencias posibles, respetar las decisiones ajenas es parte de ser unos buenos humanos, es parte de ser inteligentes, de ser útiles a el mundo por la misma individualidad que tenemos.

Amor, inteligencia, respeto, fortaleza, comprensión, ánimo, fe...son tantas cosas que todos tenemos por dentro desde pequeños que no hay que dejarlos acabar por personas que dominen, que aten, que amarren con el irrespeto, abuso, descaro, sobreprotección, dudas, desanimo etc...que matan todo lo bueno que nos hace diferentes.

Cuando las cosas salen mal piensa que te tienes a ti mismo para apoyarte, tienes a El Padre que esta allí dentro de ti, un mundo lleno de posibilidades y probabilidades, una vida por delante que te da aire para respirar, gente que te quiere y puede ayudar, acompañar...y sobretodo la fuerza interna que te domina, que te tiene acá en esta vida que con sus cosas malas aún es bella, llena de amor, de seres buenos, de hechos que te dan cada día valor y ánimo para seguir adelante.

En la mañana cuando despiertes debes agradecer ese aire que entra puro y limpio por tus pulmones, esa sangre que fluye por tus venas, ese cerebro que funciona bien y aprende más cada día, esa vitalidad que hay en tu corazón, alma y vida para ti y para los demás.
No te detengas en el camino, no llores por lo que fue, por lo que ya paso, mira hacia adelante y sigue que el camino es largo y tiene muchas opciones para seguir...adelante mi amigo y sigue, mira hacia el frente y no mires atrás a menos que sea para decir adiós..

Te quiero mi amigo..por ser fuerte, valiente y único...eres bueno, ahora se feliz...es la meta...

Anna. Junio 26. 2915.

Visitas: 180

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio