Publicaciones de Manuel (27)

Ordenar por

Abandono

El abandono es doloroso, ... pero es parte de la vida. Tras el miedo al abandono hay un miedo  a no querer afrontar la vida como se nos dió y como somos. Es atentar contra nuestra propia dignidad. Es como vivir sin vivir. Vivir la vida de los demas, no la tuya. Sentirnos mal por el es fracasar en el mayor  proyecto de nuestra vida, "la nuestra".

Leer más…

Vida en pareja

La ventaja de la vida en pareja es lo que la suma de fortalezas puede dar, pero sin que reste nunca, o que la resta se pueda soportar.

Leer más…

La autoestima exige:

Aceptarse a si mismo tal y como es.

Controlar  sus emociones,

negociar con los otros,

hacer frente al conflicto

Aceptar lo que sucede (la realidad)

afirmarse frente a los demás,

confiar en si mismo.

Leer más…

La autoestima

<<En todo el universo, no hay otra persona exactamente igual que tú.  Yo soy yo, y todo lo que soy es único. Soy la responsable de mi misma, tengo todo lo que me hace falta aquí  y ahora para vivir plenamente. Puedo escoger manifestar lo mejor de mi misma, puedo escoger amar, ser competente, encontrarle sentido a la vida y  un orden al universo, puedo escoger desarrollarme como soy, aquí y ahora. Me amo y me acepto, decido vivir plenamente desde hoy.>>

Leer más…

La vida te ama.

Cuando afirmo lo que deseo, la mente al convertir este deseo en una aventura creara la realidad para ti. Es como  Cuando digo <<no soy listo>>, al decir esto le estoy dando el poder a mi ego. Cuando nos enfrentamos a los demas y de pronto surge esa inseguridad, en estos  momentos  puedo decirle a mi ego  que se relaje. Cada temor es 100% cierto cuando no es examinado.  La predisposición a sentirnos victimas  depende  de la relación entre las experiencias internas y las externas.

Leer más…

Habilidades sociales

Nuestra identidad se enriquece a medida que  absorbemos más y más de nuestro mundo social. No nos  definimos por el tipo de ropa que  utilizamos, la iglesia a la que acudimos, el tipo de trabajo que tenemos, los  productos  que compramos, etc, somos más que ello.

Rihard G. Soutar, Phd.

Leer más…

La espera

La espera es un valor muy importante que debe tener un ser humano que  le ayuda para salir adelante ante situaciones que rebasan su tolerancia, que generan autofrustración y como puede salir adelante si no autoconociendose y encontrando a su lado  un aliado (el mismo) que le apoye en los momentos difíciles, de esta manera ya no estará sólo la próxima vez que se enfrente a la incertidumbre de la vida. Hay que ir por estos niveles de seguridad en la vida, de otro modo nos termina atropellando y llevándonos  cada vez que nos enfrentemos a una situación crítica -durante una crisis-  se desarrollan diversas las emociones (miedo, rencor, ira desesperación) y  aprender a lidiar con ellas rebasa nuestra tolerancia y es entonces cuando el valor de la espera nos sirve demasiado.

Leer más…

No le temas a la tristeza, aceptala.

Cuando tenías 16,17 años, tu novia de aquella época te regaló un ejemplar de cartas de un joven poeta, de Rainer Maria Rilke. Las has guardado siempre, te gusta  su tapa amarilla y su precioso papel antiguo . Sueles releerlo. El otro día te sentías triste y releíste  los  pasajes que tratan de la tristeza:  <<Si nos fuera  posible ver más allá de lo que alcanza nuestro conocimiento y un poco por encima  de la avanzadilla de nuestros presentimientos,  quizá llegaríamos  a soportar  nuestras tristezas con mayor  confianza que nuestra alegrías. ... Pero se lo ruego, reflexione usted si esas grandes tristezas  no lo atrevesaron más bien en su mismo centro. ¿ Acaso no se han transformado muchas cosas en usted? ¿Acaso no ha cambiado usted en algún lugar  de su ser mientras padecía tristeza?... Así pues, no tiene de que asustarse si ante usted se haya una tristeza tan grande como nunca antes haya sentido>>. 

Leer más…

CLAVES PARA FOMENTAR EL OPTIMISMO DURANTE LA PANDEMIA

Claves para potenciar el pensamiento optimista durante la pandemia

Feb 2, 2021

Por: Marilia Cortez Vidal

Docente de la Escuela de Psicología USAT

Actualmente, “la normalidad de la pandemia” ha generado la adopción de nuevos hábitos, y como tal forman parte “natural” de nuestras vidas, no obstante esa sensación de “normalidad”, ha sido gracias, en algunos casos, de haber atravesado por una serie de cambios emocionales, donde el miedo, enojo y tristeza, se hicieron presentes, conllevando a la persona a recorrer una travesía para hacer frente y controlar aquellas emociones, aceptarlas y buscar la forma de canalizarlas para darle una connotación positiva a las mismas, es decir transformar positivamente el miedo, el enojo y la tristeza, dándoles un significado adaptativo, como el ser cautos, tener valentía para realizar acciones y desahogarse (catarsis). El dar una connotación o significado positivo a los eventos, estaríamos camino a acoger una actitud optimista, pero para poder abrazar ese deseo de optimismo es necesario potenciar nuestros pensamientos, ser capaz de lo que interpreté como negativo, llegue a transformarlo en positivo y actuar en función a ello. Es preciso señalar que para entender lo que significa optimismo, es prestar atención a dos consideraciones, la primera, el optimismo como rasgo de personalidad, el mismo que es tomado como una fortaleza del carácter. Y la segunda, como estilo explicativo, es decir, la persona tiende a explicar que los eventos negativos son hechos puntuales, inestables y que no permanecerán en el tiempo. El famoso psicólogo William James, sostuvo que “el pesimismo lleva a la debilidad, el optimismo al poder”, de manera que son nuestros pensamientos los que influyen en nuestras acciones; pensamientos pesimistas llevarán a realizar menos acciones, arriesgarse menos y perder oportunidades; en cambio una tendencia al optimismo, conllevará a abrir más puertas y conseguir más.

Potenciar el pensamiento optimista, en estos tiempos de pandemia, beneficiaría a convivir con los demás de forma “natural”, y a su vez fortalecer la empatía, canalizar emociones y generar estilos de afronte; por tanto, he aquí algunas consideraciones a tener en cuenta para su desarrollo:

Centrarse en el problema, focalizar la atención en dar solución al problema, propiciar lluvia de ideas, y evaluar antes de elegir, la que mejor se ajuste y sea posible de concretar; evitar prestar atención solo a los aspectos negativos del problema, ya que ello no favorecerá a desarrollar estrategias o identificar las que ya se contaban, y que por la sobrecarga, no se logró observar a tiempo.

Memoria y pensamiento, realizar ejercicios donde se busque recordar momentos que nos hicieron felices y vivirlos como si estuviera sucediendo en el presente, ello nos permitirá reflexionar que aunque nuestro día no haya sido “muy bueno”, siempre habrá algo que nos haga sonreír.

Relacionarse con personas optimistas, el optimismo es contagioso y una buena forma de desarrollarlo es relacionarse, ya sea de manera directa o indirecta (redes sociales), con personas que lo sean y tratar de anotar ideas o frases positivas que puedan surgir, un punto importante y que ayuda como complemento es el sentido del humor.

Negativo a positivo, extraer lo positivo de experiencias negativas, teniendo en mente que vendrán otras circunstancias, nuevos problemas, pero a pesar de ello “sí se puede” o mejor aún reemplazar esta frase por “sí se quiere; entendiéndose el querer como el afrontar con optimismo”.

Reforzar los logros, aplaudir nuestras victorias aunque estas puedan ser pequeñas, no olvidar que todo lo logrado, demandó esfuerzo, de manera que celebrando lo obtenido, fortalece el pensamiento optimista, motivándonos a seguir desempeñándonos y ser creativos en lo que realicemos.

Seleccionar la información a la cual se tiene acceso, filtrar la información y procurar “apagar” aquella que nos genera tristeza, angustia o ideas pesimistas, ya que se ha demostrado que mientras menos acceso a información negativa se tenga, más felices nos sentiremos y por ende dará cabida a pensamientos positivos.

El optimismo, podría convertirse en un modo de vivir, siempre y cuando las ideas positivas que se generen se pongan en práctica, ya que por sí solo “el pensar” no contribuirá al cambio, para que esto suceda, se deberá actuar congruentemente con lo que se tenga en mente. Ejercitarse, ser constante y generar ideas positivas, fortalecerá el carácter, lograremos contagiarlo a los demás y fomentará el bienestar.

extraído de:

http://www.usat.edu.pe/articulos/claves-para-potenciar-el-pensamiento-optimista-durante-la-pandemia/

Leer más…

CLAVES PARA FOMENTAR EL OPTIMISMO DURANTE LA PANDEMIA

Claves para potenciar el pensamiento optimista durante la pandemia

Feb 2, 2021

Por: Marilia Cortez Vidal

Docente de la Escuela de Psicología USAT

Actualmente, “la normalidad de la pandemia” ha generado la adopción de nuevos hábitos, y como tal forman parte “natural” de nuestras vidas, no obstante esa sensación de “normalidad”, ha sido gracias, en algunos casos, de haber atravesado por una serie de cambios emocionales, donde el miedo, enojo y tristeza, se hicieron presentes, conllevando a la persona a recorrer una travesía para hacer frente y controlar aquellas emociones, aceptarlas y buscar la forma de canalizarlas para darle una connotación positiva a las mismas, es decir transformar positivamente el miedo, el enojo y la tristeza, dándoles un significado adaptativo, como el ser cautos, tener valentía para realizar acciones y desahogarse (catarsis). El dar una connotación o significado positivo a los eventos, estaríamos camino a acoger una actitud optimista, pero para poder abrazar ese deseo de optimismo es necesario potenciar nuestros pensamientos, ser capaz de lo que interpreté como negativo, llegue a transformarlo en positivo y actuar en función a ello. Es preciso señalar que para entender lo que significa optimismo, es prestar atención a dos consideraciones, la primera, el optimismo como rasgo de personalidad, el mismo que es tomado como una fortaleza del carácter. Y la segunda, como estilo explicativo, es decir, la persona tiende a explicar que los eventos negativos son hechos puntuales, inestables y que no permanecerán en el tiempo. El famoso psicólogo William James, sostuvo que “el pesimismo lleva a la debilidad, el optimismo al poder”, de manera que son nuestros pensamientos los que influyen en nuestras acciones; pensamientos pesimistas llevarán a realizar menos acciones, arriesgarse menos y perder oportunidades; en cambio una tendencia al optimismo, conllevará a abrir más puertas y conseguir más.

Potenciar el pensamiento optimista, en estos tiempos de pandemia, beneficiaría a convivir con los demás de forma “natural”, y a su vez fortalecer la empatía, canalizar emociones y generar estilos de afronte; por tanto, he aquí algunas consideraciones a tener en cuenta para su desarrollo:

Centrarse en el problema, focalizar la atención en dar solución al problema, propiciar lluvia de ideas, y evaluar antes de elegir, la que mejor se ajuste y sea posible de concretar; evitar prestar atención solo a los aspectos negativos del problema, ya que ello no favorecerá a desarrollar estrategias o identificar las que ya se contaban, y que por la sobrecarga, no se logró observar a tiempo.

Memoria y pensamiento, realizar ejercicios donde se busque recordar momentos que nos hicieron felices y vivirlos como si estuviera sucediendo en el presente, ello nos permitirá reflexionar que aunque nuestro día no haya sido “muy bueno”, siempre habrá algo que nos haga sonreír.

Relacionarse con personas optimistas, el optimismo es contagioso y una buena forma de desarrollarlo es relacionarse, ya sea de manera directa o indirecta (redes sociales), con personas que lo sean y tratar de anotar ideas o frases positivas que puedan surgir, un punto importante y que ayuda como complemento es el sentido del humor.

Negativo a positivo, extraer lo positivo de experiencias negativas, teniendo en mente que vendrán otras circunstancias, nuevos problemas, pero a pesar de ello “sí se puede” o mejor aún reemplazar esta frase por “sí se quiere; entendiéndose el querer como el afrontar con optimismo”.

Reforzar los logros, aplaudir nuestras victorias aunque estas puedan ser pequeñas, no olvidar que todo lo logrado, demandó esfuerzo, de manera que celebrando lo obtenido, fortalece el pensamiento optimista, motivándonos a seguir desempeñándonos y ser creativos en lo que realicemos.

Seleccionar la información a la cual se tiene acceso, filtrar la información y procurar “apagar” aquella que nos genera tristeza, angustia o ideas pesimistas, ya que se ha demostrado que mientras menos acceso a información negativa se tenga, más felices nos sentiremos y por ende dará cabida a pensamientos positivos.

El optimismo, podría convertirse en un modo de vivir, siempre y cuando las ideas positivas que se generen se pongan en práctica, ya que por sí solo “el pensar” no contribuirá al cambio, para que esto suceda, se deberá actuar congruentemente con lo que se tenga en mente. Ejercitarse, ser constante y generar ideas positivas, fortalecerá el carácter, lograremos contagiarlo a los demás y fomentará el bienestar.

extraído de:

http://www.usat.edu.pe/articulos/claves-para-potenciar-el-pensamiento-optimista-durante-la-pandemia/

Leer más…

Mirarnos con respeto

Un rechazo no es un signo de debilidad, ... sino es un momento en el que debemos rescatar aspectos que nos hagan sentirnos dignos y es también un momento para enaltecer nuestras virtudes.

Leer más…

Semejanzas y diferencias.

Las semejanzas hay ocasiones en que nos unen, debemos saber buscarlas  y ponerlas a favor de la relación con el fin de que  no nos  jueguen una mala pasada, cada quien seguira su propia ruta  pero entre ambos es  posible encontrar mapas de ruta que nos guíen por caminos compartidos. Dejar de culparnos por la falta de habilidad que cada uno posee es importante rescatando las coincidencias.

Leer más…

Aislamiento

Tengo tanto miedo de encontrar a otro como yo, y muchas ganas de encontrar a uno! Estoy tan completamente solo, pero también tengo miedo de que  se rompa mi aislamiento, y ya no sea la cabeza y regla de mi universo.

                                                                                      ANNE NIN, House  of incest.

Leer más…

Necesidad de la presencia física de los demas.

Vínculos emocionales. Amplio tema en nuestra vida, ¿que sería de nosotros  si no pudiéramos establecer vínculos con nadie?. En quien recaerían nuestras emociones o quien nos serviría de espejo si no existieran estos, en que lugar  pararíamos si no nos fuera posible establecer este  tipo de relaciones, que quizás ahora sentimos que  nos hacen falta, pero tenemos salidas como lo sabemos, pues  podemos  seguir en contacto con nuestros amigos, pero aunque suena como una maravilla, a los ojos de cualquiera siempre hace falta a nuestro tacto la gente que nos da una palmadita en la espalda y nos dice que continuemos, que  de todo lo malo de la situación siempre hay algo positivo por rescatar. Sería como agarrar las cosas y jamas sentir algún tipo de afecto hacia ello, y comportarnos como automátas, pero definitivamente el ser humano es mas completo y necesitamos unos de otros para sobrevivir. No lo creen? Sin estos vínculos que  probablemente en más de una ocasión hemos odiado, nuestra vida se reduce a nada, sin tomar en cuenta la vida que nosotros desde nuestra intimidad podamos darle a las cosas.

Leer más…

La soledad.

La soledad en estos momentos nos puede servir como fuente de relexión positiva. Es necesario tener cierto equilibrio, entre poder escogerla o que esta  sea impuesta ya que si es de esta última manera  se convierte en difícil de  llevar  para cualquiera. Un secreto de como llevar una vida tranquila en soledad es poseer cierto equilibrio interior, poseer  un mundo  privado que de riqueza a nuestra vida. Una cierta dosis  de soledad  es creativa. La intimidad de cada uno de nosotros se convierte en un almacén de vivencias. La amistad necesita también de la voluntad, para crecer y afianzarse.

Leer más…

Amistades

Si permites la comunicación con el otro, puedes generar enormes ganancias para el corazón, si la obstruyes pronto terminará esa amistad.

Leer más…