Terapia electroconvulsivaProblemas de la página

Para otros usos de este término, véase Electroshock (luchador).

La terapia electroconvulsiva (TEC), también conocida como electroconvulsoterapia oterapia por electrochoque, es un tratamiento psiquiátrico en el cual se inducen convulsiones utilizando la electricidad. La TEC se utiliza más frecuentemente para tratar cuadros de depresión mayor que no han respondido a otros tratamientos, pero también para tratar la manía (estado de ánimo muy eufórico, expansivo y/o irritable que puede ir acompañado de síntomas psicóticos), catatonia, esquizofrenia y otros trastornos mentales.[1] Esta terapia comenzó a usarse en los años treinta; hoy en día se calcula que alrededor de un millón de personas en el mundo reciben TEC cada año,[2] generalmente de 6 a 12 tratamientos administrados de 2 a 3 veces por semana. Existen tres variables fundamentales en la aplicación de la terapia electroconvulsiva: la colocación de electrodos, la duración de la estimulación y las propiedades electrofísicas de la estimulación. Por lo general se utiliza clínicamente cuando no hay respuesta satisfactoria al tratamiento con psicofármacos. Sin embargo, para al menos la mitad de las personas que reciben terapia electroconvulsiva, los beneficios son solamente temporales. Después de su aplicación se puede continuar con la terapia de medicamentos.

IndicacionesEditar

Esta terapia está reservada por lo general como tratamiento de segunda línea para aquellos pacientes que sufren depresión y que no responden a los medicamentos. La TEC se usa como tratamiento de primera línea para situaciones donde se requiere la inmediata intervención médica, o cuando no son recomendables otros tratamientos alternativos. Alrededor del setenta por ciento de los pacientes que reciben TEC son mujeres,[3] debido a que generalmente éstas son más propensas a recibir tratamiento para la depresión.[3] La TEC es también usada algunas veces para el tratamiento de otros desordenes psiquiátricos, como por ejemplo la esquizofrenia, las manías y la catatonia.[3]

ProcedimientoEditar

La TEC se administra usualmente mientras el paciente permanece ingresado en un hospital, aunque también puede administrarse a pacientes en tratamiento ambulatorio. Antes de aplicarse se ofrece al paciente un anestésico de efecto rápido, como el metohexital, propofol, etomidato o tiopentato;[3] también se ofrece al paciente un relajante muscular como el suxametonio (succinilcolina), y algunas veces también se administra atropina para inhibir la salivación. La aplicación de la TEC puede consistir en colocar electrodos en cada lado de la cabeza del paciente, TEC bilateral, y menos frecuente sólo a un lado, TEC unilateral. La TEC bifrontal es una variación del tratamiento, en la que los electrodos se colocan en una posición las del método unilateral y el bilateral, pero este tratamiento no es común. Se cree que la TEC unilateral causa menos efectos cognitivos que la TEC bilateral, pero también es considerada menos efectiva.[3] En los Estados Unidos la TEC se administra usualmente tres veces por semana; en el Reino Unido es usualmente administrada dos veces por semana,[3] pero algunas veces, cuando se juzga necesario, se administra diariamente.[3]Cada secuencia de la terapia generalmente consiste de seis a doce tratamientos, pero pueden ser más o menos. Terminada la secuencia algunos pacientes pueden necesitar tratamientos continuados de TEC cada semana o cada mes.[3]

Riesgos y efectos colateralesEditar

Los efectos secundarios de esta terapia incluyen amnesia. Los pacientes suele quejarse de pérdida temporal o permanente de la memoria, principalmente anterógrada. Otros efectos que frecuentemente se informan son la confusión y cierta obnubilación de la conciencia, los que generalmente desaparecen en las horas siguientes al tratamiento.
Fuente Wikipedia.

Visitas: 120

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio